El próximo Viernes 29 de Agosto a las 00.15 en La Escalera de Jacob los enfrentados en el II Combate del Toreno serán   Los Piratas y Los Taberneros  ¿Quiénes serán los elegidos por el público?

¿Cuál de las parejas estará un paso más cerca de la Esencia de la Divinidad?


Puedes comprar entradas en: 

400x355_logo_atrapalo-761120

logo_escalera

ATRAPALO.COM

LA ESCALERA DE JACOB


facebook leyendaSigue a los PIRATAS de Calamburia en su página de Facebook

facebook leyendaSigue a los Taberneros de Calamburia en su página de Facebook

 

 


¡Ciudadanos de Calamburia! Nos aproximamos a la recta final del Torneo. Algunas parejas ya han asumido que no poseerán la Esencia de la Divinidad; en cambio, otras la ven ya muy cercana. Pero los enfrentamientos aún pueden depararnos muchas sorpresas, tal y como sucedió en el encuentro entre las Zíngaras y los Piratas.

Nada más comenzar, cada uno de los participantes intentaron ganarse el aprecio del público repartiendo sus mejores viandas. Morgana y el capitán Flick sirvieron ron a diestro y siniestro, mientras Kalaba y Lanona depositaban arañas y lombrices en las manos de los calamburianos que así lo desearon. Cada uno de estos presentes iba destinado a lograr el voto favorable de un público dispuesto a ser inclemente.

montaje cronica 1


Como es costumbre, el primer enfrentamiento consistió en un Alphabetum. Cada integrante de la pareja se turnó con su compañero en una historia sobre dos viejos, y de cómo la carne humana era mejor material combustible que cualquier otra cosa. Para hacerla arder, lo mejor, sin duda, era soplar a la altura de la cadera.

montaje2

El logro de esta prueba fue otorgado a las Zíngaras.


Tras esto, cada pareja tuvo que comparar sus habilidades en una Polimorfosis. Comenzaron las Zíngaras con el título “Menos da un humano”. El relato trató de un gitano de regreso a su poblado, y de cómo se entrevistaba con toda la familia, incluido el venerable patriarca.

Los Piratas, por su parte, defendieron el polémico título: “Dura la meto, blanda la saco y chorreando… la galleta”. La historia se enmarcó en el plató de rodaje de un anuncio de galletas, y de los avatares que sucedían antes de que un niño -el protagonista- se pusiera a actuar.

polimorfosis

En esta ocasión, los Piratas ganaron el logro.


En el siguiente bloque, Morgana y Lanona se retaron en un Nosce te ipsum. Las personalidades elegidas fueron “atrevida” y “espeluznante”, respectivamente. La historia se dificultó con el añadido de la larga cabellera que lucían ambas mujeres, las cuales impedían ver el cartel a su espalda. Pese a todo, nos introdujeron en la relación de dos amigas, y en cómo una arruinaba la tortilla de la otra. Para entretenerse, planeaban lanzarse de cabeza contra la puerta de casa.Captura de pantalla 2014-08-26 a la(s) 10.17.00

Kalaba y Flick combatieron en un Antojo de Cronos. Con el título “Clases de salsa”, narraron la historia de un profesor de salsa que se atrevía a enseñar a una coja. La pobre mujer, desesperada, decidía desenfundar su revólver y liquidar al profesor de un disparo.Captura de pantalla 2014-08-26 a la(s) 10.17.15

Al final de este bloque, Drawets contó una mayoría de puños, lo que dio un punto a los Piratas.


La esperada Cuadrilogía llevó por título “Residencia”. Así, Fick y Lanona, en estilo “policiaco”, hablaron de la historia de Jack, el negrata, y de cómo, tras infiltrase en un peligroso guetto, acababa enamorado de su compañero, Mike. Flick y Kalaba, bajo el específico estilo “prensa del corazón” representaron la escabrosa historia de un paparazzi y una folclórica, y de cómo ésta exigía sus fotos. Kálaba y Morgana, por voluntad del Titán, hablaron en estilo “Disney musical” de una fábula animal, y de cómo los habitantes del bosque (con un pelícano como protagonista) llegaban al anhelado refugio. Por último, Morgana y Lanona, en estilo “drama lésbico”, se arriesgaron con la relación de dos excursionistas, y su afán por untarse crema.

Captura de pantalla 2014-08-26 a la(s) 10.28.18

Cabe destacar la cantidad de besos que los participantes se intercambiaron en este bloque. Hasta tal punto llegaron las representaciones amorosas, que este humilde Cronista llegó a pensar que no existía contienda entre ellos.

No obstante, el público votó de igual modo, y su decisión fue otorgar un logro a las Zíngaras.


A continuación, Drawets presentó el reto Initio Usque Finem, en el que Kálaba y Morgana tuvieron que narrar una historia comenzando desde el final, y luego justificar dicho final comenzando por el primer capítulo. Así, con el título “Nena, ponte mechas californianas”, y finalizando con una tal Jessica derretida a base de crema decoloradora, la historia habló de una boda, y de cómo la susodicha Jessica hacía lo imposible para teñirse.

Captura de pantalla 2014-08-26 a la(s) 10.26.01

Flick y Lanona, por su parte, nos deleitaron en la prueba Musicum influenza con su visión del título “Gallinas carnívoras”. Fuimos testigos de la historia de un corral de gallinas que, tras probar la  sangre humana, se aficionaban a ella y decidían atacar a sus cuidadores. Las melodías que nos dedicó el Archimago fueron “Piensa en mí” y el tema principal de “Missión Ipossible”.

Captura de pantalla 2014-08-26 a la(s) 10.26.12

El logro fue otorgado a los Piratas.


El último reto, Alea iacta est, ofreció la muerte de los participantes con el título “Virgen Santa, pá habernos matao”. Así, en una historia de monjas y cofrades durante la Semana Santa, Dulce era electrocutada por meter los dedos en un enchufe, Kalaba se atragantaba con un cacahuete, Flikc fue descalabrado por una maceta mientras sexaba pollos, y Morgana, representando una humilde monja, fallecía por el frenesí al bailar reggaeton.

Captura de pantalla 2014-08-26 a la(s) 10.32.25

Las Zíngaras ganaron este último logro.


¡De este modo, el resultado final concedió lo insólito! ¡Un empate a 3 logros! Ambas parejas obtuvieron los vítores del público y se marcharon con una sensación agradable.

Pero Drawets ya ha advertido a los Piratas que no se vayan demasiado lejos, pues este próximo viernes habremos de verlos combatir de nuevo, y esta vez se enfrentarán a los Taberneros.

Captura de pantalla 2014-08-26 a la(s) 10.35.30


Tomo la pluma una última vez, haciendo un esfuerzo por reunir las ideas, pues los desvaríos de mi cabeza son cada vez más frecuentes, y sé que, en cualquier momento, ya no seré dueño de mi cordura. El destino ha sido cruel conmigo, pero si esta crónica sirve de algo, quede por escrito que yo, el rey Rodrigo V de Calamburia, he sido víctima de un poderoso hechizo. Si alguien lee este relato, y conoce un método para revertirlo, que me libere. Pero advierto a mi salvador que debe actuar con cautela, pues la reina Urraca, de la que muy pronto estaré enamorado sin desearlo, es astuta, y no resultará fácil planear en contra su persona sin que tal noticia llegue a sus oídos.

El hecho es que el hechizo que me aprisiona pronto deshará mis pensamientos, me convertirá en un perturbado, y me hará sentir por Urraca la mayor de las devociones. Seré su títere, mientras ella se hace con el reino de Calamburia. Un reino que por derecho pertenecía a su hermana Petequia, ahora desterrada y encinta de mi heredero. He aquí la crónica que explica un desenlace tan aciago:

 pergamino

Mi nombre, antes de transformarme en rey, era Rodrigo de Haines. Crecí entre las comodidades de una familia noble de Calamburia. Llegado a la adolescencia, destaqué como un notable estudiante, jinete sin parangón y maestro con la espada. No había en el reino otro joven que me igualara, y quizás por eso el anciano Rey, que deseaba un marido para su hija Petequia, puso sus ojos en mí antes de fallecer.

El último deseo del Rey fue concedido en su lecho de muerte. Frente a su cama de enfermo, a la luz de las velas, fui presentado a Petequia. El Rey extendió su mano marchita y unió las nuestras, bendiciendo el futuro matrimonio que, según dijo, debía llevarse a cabo lo antes posible, pues Calamburia no debía quedar mucho tiempo sin gobernante.

A pesar de la rapidez de aquel encuentro, Petequia y yo quedamos prendados el uno del otro. Alabé el brillo de sus cabellos azabache, sus ojos felinos y misteriosos, y la sinuosa línea de sus caderas. Supe que sería feliz a su lado, y que Calamburia, bajo nuestro mando, disfrutaría de una era de paz.

jaumei004

A la muerte del Rey, los preparativos de boda dieron comienzo. Por aquel entonces conocí a Urraca, la hermana pequeña de la futura reina. Me pareció una muchacha reservada, y no me provocó más interés que el debido a las formas. En efecto, Urraca, por aquel entonces, era una muchacha sin más interés que el de solazarse en las comodidades de su posición, y no anhelaba más de lo que ya tenía.

Sin embargo, el destino, a veces, puede trastornar el carácter de una persona y germinar en su alma una ambición malsana. Así quiso el Titán que sucediera con Urraca, y su cambio, por desgracia, fue mi perdición.

Sucedió que, mientras Petequia y yo nos ocupábamos de los detalles de la boda, Urraca fue designada a disponer las exequias del difunto Rey, así como arreglar todo lo relativo a su herencia, Empeñada en estas labores, Urraca descubrió que su padre dejaba un misterioso legado: un cofre y un antiguo pergamino. En aquel papel se daban instrucciones de abrir el cofre en un momento y lugar determinados, y que sólo los reyes de Calamburia debían hacerlo, pues lo que se guardaba en su interior estaba reservado a ellos.

Al momento, Urraca sintió una curiosidad incontenible. ¿Qué conservaba aquella pequeña caja para los herederos del trono? Ella no estaba autorizada a abrirla; sin embargo pudo más su deseo por saber. Urraca, sabedora de que un nuevo y poderoso Archimago acababa de ocupar la torre de Skuchain, decidió utilizar su estatus para solicitarle un favor. A cambio de una subvención económica permanente, pidió saber qué contenía el cofre.

Ailfrid, el Archimago, cedió ante tal promesa, y utilizando sus artes adivinatorias aprendidas de las zíngaras, reveló a Urraca que el pequeño cofre reservaba una “C”, la entrada al legendario Torneo de Calamburia. El ganador del Torneo obtendría la Esencia de la Divinidad, haría realidad su mayor deseo, sería invencible.

Untitled

Al instante, Urraca se sintió invadida por la envidia. La entrada al Torneo estaba reservada a los reyes. Por mucho que lo intentase, ella jamás podría ser la receptora de tan grandioso presente.

Fue entonces que su alma se envenenó con una idea malsana; un plan que, poco a poco, empezó a urdir el medio para transformarla en reina, y por tanto, en heredera legítima de lo que contenía el cofre.

Continuará…