El Bosque de la Desconexión es una zona en el mapa de Calamburia que los viajeros cautelosos se guardan de visitar. Entre sus árboles respira una magia ancestral, oscura y misteriosa. Quienes se han adentrado -demasiado valientes o demasiado locos- dicen que los árboles parecen disponer de conciencia, y que sus ramas se entrelazan arriba, en las alturas, para limitar la presencia de luz.

En el bosque viven criaturas que nadie desearía encontrarse. Seres de corazón malvado, ávidos de sangre. Ríen detrás de los arbustos y observan escondidos en sus madrigueras, pacientes, esperando el momento adecuado para lanzarse a la garganta de los viajeros: goblins, trasgos y duendes.

Sin embargo, no son estas alimañas lo que más asusta, pues existe en el bosque una voluntad superior que los domina a todos. Se trata de una conciencia maquiavélica, forjada por la influencia de la magia negra: Los Zíngaros.

Los Zíngaros habitan el Bosque Oscuro de la Desconexión desde que fueron expulsados de la geografía Calamburiana. Llegaron de muy lejos, buscando ganarse el pan como artistas y comerciantes. Sin embargo, la alta sociedad calamburiana les rechazó, los vio como inferiores. Nunca quiso aceptarlos, así que los Zíngaros no tuvieron más remedio que dedicarse a la delincuencia.

Se habrían quedado como meros rateros, de no ser porque las autoridades los capturaron y condenaron al exilio. Cuando pisaron por primera vez el Bosque de la Desconexión, los Zíngaros descubrieron que en aquella tierra palpitaba una magia arcana. Arnaldo, su patriarca, descubrió los secretos de la magia oscura y lo transmitió a generaciones futuras. Así, los Zíngaros dejaron de ser meros trotamundos, para transformarse en una raza siniestra, mística… letal.

En el pasado, los Zíngaros intentaron enfrentar su poder contra la torre arcana de Skuchain, donde se entrena a los magos de Calamburia. En el enfrentamiento, Arnaldo pereció frente al Archimago, pero los Zíngaros prometieron vengarse, y vaya si lo han hecho.

Durante años, han estado buscando la forma de resucitar a Arnaldo. Intentaron hacerse con la Esencia de la Divinidad, en el Torneo de Calamburia, pero cuando vieron que eso no sería posible, idearon otros medios de hacerse con el poder. De este modo, descubrieron un poderoso hechizo para liberar a Kashiri, reina del Inframundo. Tras romper las cadenas que la ligaban a u reino, Kashiri ha iniciado una guerra por el control de Calamburia. Los Zíngaros caminan a su lado como lugartenientes.
miriamzingara

La Guerra se inclina a favor del mal, pero nadie ha dicho que la victoria esté al alcance de su mano. Los Zíngaros han visto la derrota en este enfrentamiento. Una de las más dolorosas fue la caída de Dulce Lanona, una de las Zíngaras más poderosas. Tras un duro combate, Dulce fue herida de gravedad y sumida en un profundo sueño. Nadie sabe si despertará.

Entretanto, su hermano Garth, a quien llaman “La sombra de medianoche”, se ha erigido como vengador de Dulce. Espera el instante de enfrentarse a sus agresores, mientras las fuerzas de Kashiri cubren la tierra con su destrucción,

Los Zíngaros nunca debieron ser expulsados, nunca se les debió olvidar. Los Zíngaros son la prueba viviente de que cualquiera puede convertirse en alguien importante, o en un peligro para toda la humanidad.

 


LOS ZÍNGAROS

Presentación

Su danza atrapa el corazón; sus cánticos enturbian la mente. Llegan desde las profundidades del bosque, arropados por la noche y los espíritus. El brillo de su mirada atesora un millar secretos. No os dejéis seducir por ellos, pues la magia negra les rodea. ¡Son los zíngaros!

Lema

¿Me regalas tu corazón?


La Pareja

Kàlabä Zíngara

Ella despertó la semilla de esta guerra. Dueña de la magia oscura, danzante en las sombras, ama de los sortilegios y las maldiciones.

Guardaos de sus promesas, pues si las oís, vuestras almas correrán peligro… ¡Kálaba Zíngara!

 

Garth. La Sombra de medianoche

Un asesino, un ladrón, un guerrero sigiloso.

Muchos hombres desean matarle, e inumerables mujeres querrían morir en sus brazos.

Mas en su pecho no hay hueco para el amor o la misericordia.

Pues sólo palpita un único deseo: la venganza. Él es, ¡Garth, La Sombra de medianoche!

facebook leyendaSigue a los ZINGAROS de Calamburia en su página de Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *