TABERNEROS En las noches frías, cuando el viento arrecia y el cielo prepara tormenta, no hay en toda la ciudad de Instantalor un lugar más cálido que la posada de las Dos Jarras. En el instante en que uno atraviesa sus puertas siente como si hallara un lugar diferente. En su interior siempre… SIEMPRE hay una fiesta. Allí conviven comerciantes, prostitutas, buscavidas, mercenarios, tahúres y bardos. Todos juntos, arremolinados, apretados, danzando y bebiendo hasta perder el sentido. En la taberna se olvidan las rencillas y las clases sociales. Todos son amigos, compañeros y bienhechores. No hay disputas, y si las hay nadie las recuerda, pues los vapores etílicos se encargan de nublar la memoria. La taberna de las Dos Jarras no cierra ni sus puertas ni sus grifos de cerveza. Los toneles entran por la parte de atrás en una fila que llega hasta los barcos del puerto. Dentro, Yangin Var y su esposa, Ebedi Turuncu, sirven las mesas, cantan con los cantarines y bailan con los bailarines, pero también echan a los que no pagan, pues el sonido de las monedas en el cajón es la más elevada de las melodías, y ninguno de los taberneros escatima el pago de una gota de alcohol y no fía a nadie. Ni siquiera al mismo rey de Calamburia. Yangin Var muerde cada Calamburil. Su colmillo es de una precisión infalible. Detecta las monedas falsas como un sabueso. Aquellos que ha intentado engañarle han terminado en un callejón, inconscientes y cubiertos con las marcas de cien sartenazos, pues es su esposa, Ebedi, es quien se encarga de los ajusticiamientos. Tiene el carácter agriado -dicen que porque no desea estar casada con Yangin- y se despacha a gusto zurrando a los que se pasan de listos. La fiesta en la taberna de las Dos Jarras tiene un límite, y éste es la ausencia de dinero. Sí, las bolsas de dinero es lo único que hace falta para entrar en las Dos Jarras. Nadie se marcha hasta que no ha consumido la última moneda. No hace falta regresar a casa, ¡claro que no! Hay camas en la planta de arriba para dormir la mona. Y no hay que preocuparse, la fiesta seguirá cuando uno despierte con la resaca. La taberna jamás ha cerrado y nunca, nunca cerrará… ¿Nunca? Lo cierto es que un hecho sin precedentes ha ocurrido los últimos días. Los habitantes de Instántalor aseguran que no se escucha el laúd y la flauta en las Dos Jarras. Algunos curiosos se han aproximado al local y han regresado diciendo que no hay nadie en el interior y que la puerta se encuentra cerrada. En el puerto los barcos siguen cargados de cerveza. Nadie ha ido a recoger los toneles. ¿Donde están los taberneros? Ya hay quien asegura que, al fin, Yangin Var ahorró el dinero suficiente para comprarse un barco y navegar por los mares lejos de su mujer. Otros, sin embargo, van más allá y juran haber visto a los posaderos con una de las misteriosas entradas al Torneo de Calamburia. Sea como fuere, cien parroquianos esperan a las puertas de las Dos Jarras. Llevan allí semanas, aguardando, tristes y compungidos, a que ésta vuelva a abrir para hallar el solaz de la música y la fiesta, y diluir las penas entre la espuma de la cerveza.


LOS TABERNEROS

Presentación

Muchos les comparan con las ratas, ya no solo por su aspecto, sino por lo sucio que esta el suelo de su taberna. Las calles de Instantalor les han convertido en unos jugadores muy

astutos y bastantes rencorosos. Directos de la capital llegan…. Los Taberneros.

Lema

El fin justifica los medios


La Pareja

javitabernero

Yangin Var

De ocupación dueño de la Taberna “Dos Jarras” y ladrón a jornada completa. Su vida se basa en el robo y la estafa. Lejos de querer y amar a su esposa, podría venderá si no le ahorrase en gastos de la taberna en cocina y limpieza. El es…Yangin Var.

 

elitabernera

Ebedi Turuncu

Desagradable y de mal genio o servicial y aduladora, todo depende del tamaño de tu bolsa. Está dispuesta a todo por conseguir la victoria, perder de vista a su marido y hacer lo que mejor se le da: improvisar la masa de las croquetas… con todo lo que encuentre por el suelo. Ella es… Ebedi Turuncu.

facebook leyendaSigue a los TABERNEROS de Calamburia en su página de Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *