LOS RELOJEROS

Es  curioso cómo, de la manera más sencilla, la historia de dos humildes relojeros puede llegar a transformarse en algo fuera de lo normal.

Kairos y Aión son el ejemplo de cómo dos jóvenes artesanos de instántalor pueden guardar en su pasado una sucesión de secretos a cual más interesante.

Por supuesto ninguno de estos secretos es conocido por ellos. Ambos son dos siervos de la corona, encargados de la fabricación y conservación de los relojes de la capital. Un trabajo sólo reservado a los artesanos más hábiles de todos.

De hecho, nada de lo que estás a punto de encontrar, querido lector, ha sido fielmente corroborado. Estos no son más que rumores dichos en callejones, transmitidos por personajes encapuchados. Cualquiera de las palabras que a continuación se dirán no podría ser más que una burda mentira. Sin embargo, la cruda realidad es que todos los hechos encajan, y lo hacen con tanta precisión como se encuentran dos ruedas dentadas en el mecanismo de un reloj, de modo que puedes creer lo que quieras: que los dos hermanos no son más que relojeros con una sorprendente habilidad… o que son mucho, mucho más…

El hecho es que se dice que ambos no proceden de padres humanos. Al menos uno de ellos no lo era. Sus padres adoptivos así lo murmuraron a los capellanes, en un instante en el que sintieron la necesidad de revelar la verdad sobre aquellos dos niños que habían acogido, no sólo por su capacidades, sino por protegerlos de la ira de la raza de los aiseos.

Y es que, aunque ocurre muy, muy pocas veces, en ocasiones un aiseo se enamora de un humano. Lo lógico es que ocurra lo contrario, pues esta raza es tremendamente bella. Pero el amor de un humano hacia uno de estos  seres nunca es correspondido… o casi nunca.

Cuando sí lo es se corre un gran peligro. Entre los Seres del Aire está prohibido mantener relaciones con humanos. El castigo no es otro que la muerte, de modo que prácticamente nadie se arriesga. Pero el hecho es que así sucedió con el padre de los dos relojeros: durante una de sus bajadas a la tierra quedó prendado de una joven humana.

Entre ambos surgió el amor. Mantuvieron una relación ocultos y hasta tuvieron dos hijos: Kairos y Aión. Los dos eran mestizos: mitad humanos, mitad Seres del Aire. De los humanos heredaron la maldición del envejecimiento y la muerte; de los aiseos poderes sobrenaturales relacionados con la percepción y la sugestión.

Por desgracia, la relación de sus padres fue descubierta por la comunidad aisea. Los padres fueron perseguidos… y asesinados. Sólo los niños consiguieron escapar, transformándose en huérfanos.

Así vivieron mucho tiempo: ganándose la vida en las calles y escapando de los molineros (quienes les habrían condenado a trabajar en el molino para siempre). Hasta que un día cayeron en gracia a un relojero de Instántalor, viejo amigo de la familia, quien no tardó en ver la gran habilidad que los dos muchachos tenían con aquella compleja y delicada maquinaria,

Desde entonces se han ocupado del oficio, sin saber que los aiseos aún los buscan. Es difícil dar con un mestizo… aunque es posible que algún día los den con ellos. Si eso ocurriera, la sentencia sería la muerte. Kairos al menos tendría la mismas ganas de acabar con la vida de sus perseguidores, claro. Odia a los Seres del Aire tanto como éstos le detestarían si supieran su herencia de sangre. Para él -el mayor de los dos hermanos- los recuerdos del pasado están borrosos: sólo sabe que los aiseos mataron a sus padres, aunque no recuerda la razón.

¿Es toda esta historia una mentira? ¿O tal vez la única manera de justificar los poderes de Aión, capaz de leer el pensamiento de sus clientes y escuchar sus verdaderas intenciones? Es muy, muy difícil corroborar algo así. Tal vez la verdad nunca salga a la luz.

O Tal vez, un día, los aiseos hallen a los dos hermanos y nos saquen a todos de dudas.


LOS RELOJEROS

Presentación

Son hermanos, pertenecientes al gremio de artesanos y ´hábiles constructores. Quedaron huérfanos de pequeños, pero demostraron unas sorprendentes habilidades para el dominio de uno de los oficios más complejos de toda Calamburia. Tal vez esta facilidad les venga gracias a sus extrañas habilidades sobrenaturales, ¿quién sabe? ¡Un aplauso para los Relojeros!


La pareja

Aión

Un auténtico poeta del tiempo. Conoce tan bien el oficio que él mismo se encarga de controlar las ruedas y engranajes de todos los principales relojes de la ciudad. Su conocimiento del tiempo no sólo le ha llevado a comprender los relojes, sino las intenciones ocultas tras el  rítmico sonido del corazón humano. ¡Un saludo para Kairos Reid!

 

Kairos 

Junto a su hermano Kairos, él conoce todos los entresijos del mecanismo de un reloj… pero lo que pocos saben es que, en realidad, es capaz de indagar muy profundo en el alma de sus clientes, y adivinar incluso sus pensamientos más escondidos. ¡Él es Aión Reid!