SERESAIRE

Entre las nubes existe una lugar llamado Caelum, habitado por la ínclita y poderosa raza de los aiseos. Su nobleza, gracia y elegancia no puede compararse con la de ningún mortal. Los aiseos (vulgarmente llamados “seres del aire” por todos los demás) viven entre sedas y porcelana, se alimentan de vapor y caminan impulsados por ráfagas de viento. Son superiores, muy superiores al resto. Al menos, eso es lo que ellos afirman.

No existe la muerte entre esta raza. Cada aiseo nace siendo un niño, pero llegada cierta etapa de crecimiento aparece el rasgo de la eternidad en él. En algunos este rasgo se produce antes; mientras que otros necesitan más años para madurar. Los aiseos se burlan de aquellos que no han alcanzado la eternidad temprana, pues significa que les ha costado perfeccionarse.

Asistir al Torneo de Calamburia es para esta raza vaporosa todo un acontecimiento. Los aiseos conocen muy bien la existencia del titan, la esencia de la divinidad y el Torneo. De hecho, suelen prepararse mediante unas oposiciones que demuestran cuál será la mejor pareja de todas. Aquellos que superan las oposiciones son elegidos para acudir a la arboleda de Catch – Unsum. En esta ocasión, los primeros en las oposiciones han sido Brisa, “la Dama Celeste” y Siroco, “el Aeromante”, dos de los aiseos más elevados, pijos, megaguays y supercalifragilísticos que hay en todo Caelum.

Brisa y Siroco son marido y mujer, aunque su matrimonio no pasa por el mejor de los momentos. Seguramente ambos hayan estado casados antes, quién sabe. Los estudiosos afirman que los aiseos contraen matrimonio y se divorcian por mero aburrimiento. Al fin y al cabo, ¿quién es capaz de soportar una pareja por toda la eternidad? No, eso sólo ocurre en los cuentos. La cruda realidad es que los enlaces terminan, y eso es lo que quizás esté a punto de sucederles a la Dama Celeste y al Aeromante. Ambos han notado que su relación flojeaba. El amor inicial se ha consumido, dando lugar a una monotonía en el que el sol ya no brilla con el mismo fulgor y las nubes hacen siempre las mismas formas.

Por eso han recibido tan bien su victoria en las oposiciones de Caelum. Creen que el Torneo de Calamburia podría reavivar la llama de su amor, sobre todo si lo ganan. Pero es que los aiseos no pueden perder. Ellos, la raza más elevadísima, limpísima y guapísima del mundo mundial siempre han ganado, porque han alcanzado la perfección en todos los sentidos posibles e imaginables. Así pues, esta vez no será menos.

Brisa y Siroco ya se preparan para descender al mundo de los mortales, a la “región bajonubes”, como ellos la llaman. Triunfarán, lo saben. Los demás no tienen ninguna oportunidad. Ellos se harán con la esencia de la divinidad, conseguirán su deseo y, de paso, recuperarán la pasión en su matrimonio. Todo ocurrirá como debe ocurrir, nada puede alterar el curso lógico de los acontecimientos.

Nada de nada… seguro… nada de nada…


LOS SERES DEL AIRE

Presentación

Viven del aire y estan en las nubes. Pero tienen las ideas muy poco nubladas. Ellos se dedican a controlar el espacio aéreo de su ciudad, CAELUM. Un fuerte aplauso para los aspirantes del Reino de los C-cielos

Lema

Ventila tu alma, que corra el aire


La Pareja

brisa

Brisa (la Dama Celeste)

Ella, una preciosidad del aire que levita constantemente con mucha serenidad pero no nos fiemos de las apariencias,

tras ese angelical rostro se esconde una afilada lengua capaz de terminar con cualquier adversario a base de ingeniosos impro-perios.

Luchará hasta el final sin perder una sóla pluma para llevar la esencia a Caelum.

Ella es… Brisa

sirocoSiroco

El, un hombre embutido en sabanas que rondará los 105.000 años de edad, y los que le quedan. Rico heredero, sabe que lo tiene todo…. aunque ha venido al torneo con el deseo de que su pareja le devuelva algo del amor que él le profesa.

No volará de vuelta hasta que no consiga quitar las borrascas que le atormentan.

Él es…Siroco,

facebook leyendaSigue a los SERES DEL AIRE de Calamburia en su página de Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *