INVENTORES_CARAS_IMPROVISACION_MADRIDEs probable que si se pregunta a un calamburiano corriente, diga que los hermanos Flemer no son más que dos chiflados que viven recluidos en el lejano faro suroiental. Pasan los días entre ruedas mecánicas, tuberías de gas, engranajes y demás artefactos, y nada de lo que hacen tiene verdadera utilidad. ¿Qué es la ciencia comparada con la poderosa magia de Skuchain?

¿Qué es la ciencia? La ciencia, según los Flemer, es absolutamente todo.

El universo que nos rodea, el aire que respiramos, la vida que nace y muere a nuestro alrededor… todo puede ser medido, computado y analizado. Todo obedece a una fórmula precisa, y si se halla la clave, dicha fórmula puede ser alterada a voluntad. ¿Qué magia hay más poderosa que esa? Puede que la ciencia sea más lenta que realizar un movimiento de muñeca y agitar una varita en el aire, pero es infinitamente más efectiva.

Los hermanos Flemer crecieron en el seno de una familia de comerciantes; y no de los de alta talla. Eran de aquellos niños que viajaban en carromatos hasta arriba de objetos sin valor. Aparcaban una semana en un pueblo, y mientras sus padres vendían y robaban a partes iguales, ellos se dedicaban a examinar los nuevos objetos que pasaban a formar parte del género.

Vivir de esta forma acrecentó un carácter ya de por sí curioso. Los Flemer miraban todo con la mayor de las curiosidades, e intentaban desentramar su funcionamiento, su origen o su porqué. Así, un día llegó hasta el carromato una misteriosa caja llena de raros símbolos.

Tras estudiarla durante días, los dos hermanos comprendieron que se trataba de un mapa en forma de puzle, un acertijo que, de alguna forma, el destino había puesto allí para ellos. Por supuesto, jamás pensaron en la voluntad de un ser superior, ni su benevolencia para guiar sus vidas. Ellos pensaban que el universo era una inmensa fórmula matemática, en la que el encuentro con aquel objeto, de algún modo, formaba parte de alambicados cálculos cósmicos.

Armándose de valor, los dos hermanos escaparon de sus padres y comenzaron a seguir las pistas de aquel puzle mecánico. Cada nuevo paso les conducía más y más hacia el sur, hasta que al final, tras varias semanas de trayecto, alcanzaron el antiguo faro suoriental.

El faro llevaba mucho tiempo abandonado; pero se notaban muestras de un antiguo uso. Al explorarlo, los dos hermanos descubrieron un almacén subterráneo. Tenía al menos dos kilómetros cuadrados, y estaba repleto, hasta el techo, de piezas.

Teslo y Katurian dedujeron que aquél había sido el taller de un desaparecido inventor, y que acababan de encontrar el fruto de su trabajo. Sim embargo, había que descubrir el uso de todas y cada una de aquellos, herrajes, luces, cables, máquinas de vapor y demás, de modo que se remangaron, se lanzaron una mirada cómplice y empezaron a trabajar.

Con el paso de los años, los hermanos Flemer han comprendido que el almacén guarda piezas para fabricar multitud de artilugios, y que la fórmula matemática del universo les ha colocado allí para descubrirlos e “inventarlos” todos.

Así, durante uno de sus muchos experimentos, un aparato mitad mecánico, mitad químico explotó. Los hermanos creyeron que se trataba de un accidente, pero por sorprendente que pueda resultar, bajo los restos del experimento encontraron la “C”. Tal vez su aparato fallara, en efecto, pero no es la primera vez que, a partir de un fracaso, se obtienen los mayores logros.


LOS INVENTORES

Presentación

Estrambóticos, meticulosos, intrincados y algo chiflados. Viven apartados de la sociedad, recluidos en un lejano faro. Siempre están inventando, descubriendo y fabricando nuevos aparatejos de dudosa utilidad. Hay quien dice que son unos prodigios adelantados a su tiempo, pero la mayoría sólo cree que les falta un tornillo. ¡Un saludo para los inventores de Calamburia!


La pareja

KIKO_INVENTOR-KATURIAN_CALAMBUR_IMPRO

 

Katurian Flemer

Mecánico y físico. Para él, el universo no es más que un inmenso engranaje. La vida está formada por arandelas, botones y ruedas dentadas. Todo puede ser medido y controlado si se posee un manual. Por fortuna, él es el creador de todos los manuales. ¡Un saludo para Katurian Flemer!.

 

 

Teslo FlemerROBERTO_INVENTOR_TESLO_CALAMBUR_IMPRO

Es a las ciencias naturales lo que su hermano a la mecánica. Ha estudiado cada especie animal y vegetal y, por supuesto, tiene muy, pero que muy estudiados a sus contrincantes. Que no os confunda su apariencia despistada, pues siempre está presto a investigar todo lo que le rodea. ¡Él es Teslo Flemer!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *