Hay un dicho popular, muy acertado, que dice: la Historia la escriben los vencedores. De este modo, las crónicas de Calamburia sólo muestran una parte de la verdadera historia del continente.

Existe otra, sin embargo, que permanece velada, llena de secretos y episodios desconocidos, cuya realidad sólo conocen algunos privilegiados. Estas otras crónicas narran el ascenso de una estirpe conocida como los Hijos del Dragón, un ser milenario que habría de ser el contrapunto del benevolente Titán, pero tan fuerte como éste. El Dragón vivía en la tierra de Calamburia antes de que el Titán cayera de los cielos. Era una criatura poderosa, pero ávida de halagos. Fue por esa razón que decidió tener hijos que le mantuvieran. Los así llamados Hijos del Dragón tenían una única misión: alimentar a este monstruoso ser y complacerle en todos sus caprichos. Durante muchos años, los Hijos del Dragón vivieron de este modo. Algunos dirán que su quehacer era semejante al de los esclavos, pero ellos no lo veían así. Se sentían complacidos de aplacar al Dragón, pues éste, a cambio, les concedía toda suerte de privilegios, entre los cuales se hallaba la eterna longevidad.

Sin embargo, la caída del Titán deshizo este sueño. El ser celestial y el Dragón no podían convivir en el mismo territorio, de modo que se produjo una lucha de proporciones apocalípticas. El Dragón envió a sus huestes, mientras que el Titán también reunió a sus propias creaciones: los salvajes. Los hijos del Dragón eran sabios, y manejaban a voluntad los elementos, pero los salvajes eran mayores en número y no temían a la muerte; así pues, aunque los primeros ganaban la mayor parte de las batallas, nada podían hacer contra las hordas que una y otra vez se les echaban encima. Al final, los Hijos del Dragón comprendieron que su derrota se hallaba próxima, de modo que eligieron el exilio.

Arrebatado su poder, el Dragón se retiró a las cavernas del Inframundo. Sus hijos, débiles y humillados, fueron obligados a vivir en condiciones extremas. Muchos perecieron, y los que lograron vencer a la humedad y las sombras, no tardaron en comprender que pronto se extinguirían.

Así, los Hijos del Dragón pasaron al olvido. Las crónicas no volvieron a mencionarles y, poco a poco, desaparecieron de relatos y leyendas. Con el tiempo, nadie volvió a recordarles. Esto les caló muy hondo en el corazón; hasta tal punto fue así, que ellos mismos tomaron la decisión de desaparecer como raza. Se dejaron morir… hasta que sólo quedaron dos.

Sin embargo, hace unas semanas ocurrió un hecho sin precedentes. Kashiri, la Emperatriz Tenebrosa, halló un tercer Hijo del Dragón. Su nombre era Okura Rensin. Había permanecido encerrado mucho tiempo en una de las cavernas del Inframundo, pero Okura guardaba un secreto realmente grande: se trababa del conjuro para despertar de su letargo al poderoso Dragón milenario. Esa bestia podría arrasar Calamburia si abandonara su sueño. Entretanto, Okura ha pasado a formar parte de los Hijos del Dragón que quedan con vida. Si dos ya eran peligrosos, ¿qué poderosas habilidades desarrollarán ahora que son tres?


 LOS HIJOS DEL DRAGÓN

Presentación

Son los herederos de una antigua estirpe, ahora casi extinta. Viven ocultos de la sociedad que un día les expulsó, adorando a un misterioso ser milenario. Son los ancestros de todas las razas, los amos de cuantos enigmas hay en la tierra. ¡Ellos son los Hijos del Dragón!


 

El Trio

URUYUMI_HIJOS_DEL_DRAGON_CALAMBURIA_IMPROUruyumi 

Una dama en la noche, misteriosa a la par que sensual. Dicen que bajo su lengua germina un mortífero veneno, capaz de enloquecer a los hombres y robar el alma de las mujeres. Tal vez por eso, o quizás por su excelente habilidad para confabular, sea una de las asesinas más certeras de Calamburia. ¡Su nombre es Uruyumi, El loto negro!

 

DEN_SHIAO_KHAN_HIJOS_DEL_DRAGON_CALAMBURIA_IMPRODen Shiao Khan 

Mago, guerrero, demonio… le han llamado de muchas maneras, y todas están en lo cierto. Es un experto en las artes oscuras, un siniestro centinela de secretos. Sólo él conoce los orígenes del mundo y, según dicen algunos, también la fecha en la que éste terminará. ¡Saludad con una reverencia al maestro Den Shiao Khan!

 

Okura Rensin

Unos dicen que fue descubierto por Kashiri, oculto durante centurias en las oscuras cavernas del Inframundo. Otros creen que él decidió esconderse, y que se ha estado preparando durante todo este tiempo para derrotar a todos sus enemigos. Nadie sabe la verdad, pero lo cierto es que se trata de un formidable enemigo. ¡Él es, Okura Rensin!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *