Para que una ubicación se encuentre marcada en el mapa de Calamburia, ésta ha de ser muy relevante. Así ocurre con el Túmulo Desordenado, el camposanto más grande del reino, allí donde son enterrados los más destacados personajes; aquellos que puedan permitírselo, sin duda, porque no todo el mundo tiene el suficiente estatus para solicitar una plaza, ni el dinero para costearse un hueco.

Los Roslin son quienes regentan este túmulo. La familia lo ha hecho durante generaciones, pasándose el trabajo de padres a hijos, y estableciendo matrimonios de conveniencia con personajes destacados y adinerados de Instántalor.

Los últimos en la línea sucesoria son Jack y Penélope Roslin. El matrimonio ha regentado el túmulo mediante una política de subida de costes. Su objetivo es, sin duda, el de transformarse en una de las familias más ricas. Bajo su mandato, los precios por enterramiento y exequias se han duplicado.

Los enterradores, además, han hecho negocio con mercenarios y taberneros. A los primeros les han solicitado todas aquellas víctimas que puedan costearse un entierro en Túmulo Desordenado; a los segundos les han pedido que, si algún personaje adinerado o famoso perece de una borrachera galopante en la taberna Dos Jarras, lo conduzcan de inmediato a su cementerio.

Sin embargo, un hecho reciente les ha hecho reconsiderar la buena marcha de su negocio: el Maelstron.

Cuando estalló el gigantesco vórtice de caos, los vivos y los muertos se entremezclaron. ¿De qué servía enterrar cadáveres si éstos volvían a resucitar? El negocio se vio gravemente resentido; es más, el pobre Jack, que se tenía por un hombre muy sano, estuvo una temporada sufriendo en el Inframundo.

Allí, sin embargo, descubrió que Kashiri poseía un objeto llamado la Piedra de la Resurrección, que tenía el poder de devolver la vida a los muertos. El enterrador comprendió que necesitaba destruir esta piedra o, de lo contrario, los muertos podrían volver a la vida.

Aunque el Maelström fue detenido y Kashiri no ha vuelto a utilizar su piedra –que se sepa-, Jack y Penélope siguen obsesionados con encontrar y destruir este poderoso artefacto. Es, quizás, el objeto con más posibilidades de eliminar un negocio como el suyo. Por eso, ahora que han encontrado la C por casualidad (de hecho, la hallaron en el cadáver de un antiguo comendador de Instántalor, pariente lejano de Penélope, cuando intentaban hacer hueco en una fosa común); ahora que tienen oportunidad de cambiar las cosas con la Esencia de la Divinidad, van a procurar que nadie, nunca, vuelva a resucitar.


LOS ENTERRADORES

Presentación

Se dedican a dar sepultura a los mejores cadáveres del reino… no sin antes procurarse una buena suma de dinero por ello. Son propietarios del mejor cementerio de todo Calamburia. Si hoy fallece alguien de entre los presentes, es mejor ponerse en sus manos. Ellos sabrán tratarle… como se merece ¡Un saludo para los enterradores!


La pareja

Jack

Él se encarga de cavar las fosas, preparar las exequias y limpiar los cadáveres –en todos los sentidos-. Es el capataz de los enterradores y se rumorea que ama más su pala que a su propia mujer.

¡Un saludo para Jack Roslin!

 

Penélope

Lleva las cuentas, y se encarga de las relaciones públicas. Si estás a punto de fallecer, y tienes una buena posición social, ella aparecerá en tu casa y, créeme, después de escucharla, querrás morirte en sus brazos.

¡Un aplauso para doña Penélope Roslin!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *