El relato de estos dos famosos cazadores es famoso en todo Calamburia, aunque nadie sabría decir, a ciencia cierta, qué parte es realidad y cuál pertenece a la ficción, pues lo cierto es que los dos se han preocupado de que los acontecimientos sobre su vida se engrandecieran para darse más fama.

El hecho es, que Ranulf Hangerton, apodado Matabestias, se crió entre cazadores de osos, lobos y otras criaturas del bosque de mayor calado. Su familia pertenecía a los llamados Matamonstruos, una estirpe en peligro de extinción, no sólo dedicada a la caza de animales, sino de todo tipo de seres monstruosos. Así, alquilaban sus arcos, espadas y hachas para eliminar un poderoso grifo que asolara un poblado, o el asalto de los kobolds desde el Bosque Perdido de la Desconexión.

Así, Ranulf tuvo su niñez entre enseñanzas sobre cómo perseguir y matar este tipo de bestias. Pero al igual que las arañas gigantes y las serpientes de mar son especímenes raros en Calamburia, los Matamonstruos también lo eran, pues un trabajo como el de cazar estos seres entrañaba demasiado peligro. Así pues, y con el paso de los años, Ranulf se descubrió sin familia, y como uno de los pocos cazadores que quedaba en el continente.

La búsqueda de alguien a quien transmitir sus enseñanzas le llevó entonces por todo el reino. Recorrió Calamburia de arriba abajo buscando un aprendiz y, de paso, aumentando su fama como cazador. Sus proezas se cantaban en las tabernas antes de que llegara, y cuando se le veía entrar en alguna aldea, venían en su busca todos los que eran acosados por los lobos, los trolls o cualquier bicho capaz de hacer daño.

Así transcurrió largo tiempo hasta que, un día, Ranulf encontró algo totalmente inesperado en un bosque al pie las montañas. Al principio pensó que le acechaba un tejón, pero cuando lanzó su red y apuntó con la espada, descubrió que había cazado a una joven.

Le costó bastante que la chiquilla le hiciera caso. Estaba asilvestrada, y apenas sabía emitir más que unos gruñidos y palabras inconexas. No obstante, al final Ranulf logró sonsacar de ella unas cuantas frases. Fue de este modo que averiguó que se llamaba Camila.

Camila tenía siete años. Su familia, que vivía en una aldea al pie de las montañas, recibió un ataque de los salvajes. Éstos incendiaron su aldea, robaron el ganado y mataron a todo el que se les enfrentó. Camila logró huir al bosque, pero nadie la siguió. Todos los suyos habían muerto.

Con gran sorpresa, Ranulf comprendió que la niña había sobrevivido en solitario durante meses. En aquel tiempo se había fabricado una pequeña madriguera, y subsistía cazando pequeños animales y recolectando frutos secos.

Era el aprendiz de cazador perfecto.

Desde entonces, Ranulf ha enseñado a Camila todo cuanto sabe, hasta comprender que, como rastreadora, su aprendiz no tiene parangón. Mientras él se defiende cazando cuerpo a cuerpo, Camila ha desarrollado una impresionante habilidad con el arco. Ahora, ambos se dan a conocer como los más eficientes cazadores del reino.

No obstante, hay dos objetivos que desean obtener por encima de todo. Ranulf ha descubierto que existen unas criaturas llamadas cambiaformas, animales que, por una suerte de magia, han aprendido a convertirse en seres humanos. ¿Qué mejor trofeo puede haber que hacerse con ellos? Por otro lado, Camila desea venganza. Los salvajes le arrebataron su familia. De modo que si tiene oportunidad, arrancará de sus manos todo lo que ellos poseen.


LOS CAZADORES

Presentación

Son expertos en seguir rastros, colocar trampas y asaltar a su presa. Han cazado todas y cada una de las criaturas del reino, pero ahora que el Titán les ha permitido participar en el torneo, su próximo objetivo serán los rivales de esta noche.¡Ellos son, los cazadores!


La pareja

Ranulf Hangerton

Se crió entre osos, lobos y otras criaturas del bosque. Ha aprendido a olfatear el aire, a seguir huellas y a trepar a los árboles más altos. Su fama como cazador no tiene parangón. Sólo le falta un trofeo que colgar sobre la fachada de su hogar, ¿lo encontrará esta noche? ¡Él es Ranulf Matabestias Hangerton!

 

Camila Tanis

Su familia fue aniquilada por los salvajes, y ella, siendo tan solo una cría, fue capaz de sobrevivir durante meses en solitario. Con los años ha aprendido a cazar y a olfatear a su objetivo a cientos de metros, pero todavía no se ha civilizado del todo. ¡Saludad Tanis La rastreadora!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *