ALIADOS DE LAS ARENAS BOLA_lowAirshai, al que llaman El escorpión de Basalto, es quizás el habitante más famoso del desierto de Al –Javist. Durante mucho tiempo, Arishai se propuso reconquistar las tierras de Calamburia que una vez pertenecieron a los suyos. Encabezó numerosos ataques, pero siempre se veía frustrado por las defensas de los Impromagos y, más allá del desierto, por las tropas de la reina Urraca, y las defensas inexpugnables de la Puerta del Este.

Sin embargo, su suerte cambió al conocer al genio Jan Akavir. Éste, cedido por los zíngaros, salió del búcaro en el que se hallaba confinado para prometer a Arishai un nuevo reino. Con esta influencia, el Escorpión de Basalto reunió el mayor número de nómadas que se hubiera visto jamás. Sin embargo, le faltaba un contacto con el exterior, una influencia capaz de convencer a los ciudadanos de Calamburia de que, una vez él se alzara con el trono, no le vieran como a un extranjero invasor… aunque lo fuera.

Por suerte, Arishai había entrado en contacto, hacía mucho, con la marquesa Zora von Vondra. Por supuesto, decir “entrar en contacto” es un eufemismo de lo que realmente sucedió entre ambos.

JAN_NOMADAS_CALAMBURIA_IMPROLa verdad de esta historia es que, durante un peregrinaje desde Siahuevo hacia la torre de Skuchain, para contraer matrimonio con el erudito Félix, la marquesa fue secuestrada por los nómadas. Al principio, Arishai buscaba de ella cobrar una sustanciosa recompensa, pero poco a poco la pasión surgió entre los dos y, al final Zora cayó rendida ante su captor.

La marquesa le odiaba por todo ello, por supuesto. No obstante, Arishai y ella llegaron a tener algo más que un amor fortuito. Ella había quedado embarazada, y nueve meses después dio a luz a Melindres von Vondra. La sangre de la niña no era del todo noble, y eso enfurecía a la marquesa, pero a pesar de todo procuró casarla con el futuro heredero de Calamburia.

Sin embargo, Comosu I, una vez hubo ascendido al trono, renegó de cualquier matrimonio. Zora, que tanto se había esforzado por aproximarse a Urraca, y más tarde a Comosu, decidió que ya había sido lo suficiente benevolente. Por ello, el pacto que Arishai le propuso le resultó ideal. Zora vio la posibilidad de conquistar el trono, aliándose con un ejército de nómadas -y hortelanos-, para gobernar Calamburia y casar a su hija con quien deseara.

Perdió la guerra, por supuesto. Kashiri y su ejército del mal lograron alzarse con el poder, pero Zora descubrió que, a pesar de todo, seguía conviniéndole un pacto con Arishai. Le odiaba y le atraía a partes iguales. Lo cierto era que deseaba acabar con su vida, pero era incapaz de empuñar el cuchillo para matarle. Por ello, no tuvo más remedio que conservarle a su lado para futuros planes de conquista. Entre los tres –Zora, Melindres y Arishai-, han creado lo que se conoce como la Alianza de las Arenas.

Es lo que sucede con el amor. Nadie lo entiende del todo.

ANTIGUA FICHA DE LAS MARQUESAS

ANTIGUA FICHA DE LOS NÓMADAS


 

 LOS ALIADOS DE LAS ARENAS

Presentación

Son de alta cuna, de sangre azul, de la más selecta de las noblezas, y no están dispuestos a permitir que nadie destruya las tierras que con tanto esfuerzo se han ganado. ¡Ellos son Los Aliados de las Arenas!


El Trio

ZORA_MARQUESAS_CALAMBURIA_IMPRO Zora

Marquesa del condado de Siahuevo y señora de las tierras colindantes. Siempre ha deseado el poder por encima de cualquier cosa… y de cualquier persona. ¿Su próximo objetivo? Conseguir que su hija se convierta en reina… aunque sea lo último que haga. ¡Ella es la marquesa Zora von Vondra!

 

 

 

MelindresMELINDRES_MARQUESAS_CALAMBURIA_IMPRO

Una joven dulce y tranquila en apariencia… sí, sólo en apariencia. La cruda realidad es que se ha prometido cuatro veces, y las cuatro, sus prometidos han terminado falleciendo de forma… sospechosa. Ahora será más difícil casarla con el Rey Comosu, a menos que corte el cuello de la actual Reina ¡Un aplauso para lady Melindres von Vondra!

 

 

ARISHAI_NOMADAS_CALAMBURIA_IMPROArishai

          Antaño fue el señor de diez mil nómadas. Hoy nada queda de aquellas huestes. Sin embargo, esta nueva alianza le ha brindado la posibilidad de recuperar sus dominios.

Es el custodio de las antiguas mezquitas, el emperador de las arenas. ¡Es Arishai, El escorpión de basalto!

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *