Narran las leyendas que Kashiri, la Emperatriz Tenebrosa, odia la oscuridad con todas sus fuerzas. Las mismas historias cuentan que su reino, el Inframundo, se ubica en el centro de la tierra, justo bajo el continente de Calamburia. Las Cuevas del Rechazo, al sureste de la Arboleda de Catch – Unsum, son el acceso a este lugar. De las cuevas emergen vapores sulfurosos y el hedor del azufre, y sus túneles, angostos y húmedos, se retuercen hasta las mismas entrañas del mundo.

Las leyendas hablan de cómo algunos locos, intentando convertirse en héroes, han descendido a este lugar… para no regresar jamás. Pero los relatos más aterradores, esos que nadie cuenta en voz alta, cuentan que algunos de los que descendieron sí llegaron a volver, pero ya no eran los mismos. Conservaban la apariencia y las ropas, pero sus cuerpos no eran sino cascarones vacíos. Carne y huesos sin ningún rastro de alma. Este es el precio de quienes se adentran en los dominios de Kashiri sin ser invitados.

La Emperatriz Tenebrosa controla el Inframundo desde el principio de los tiempos, pero aborrece sus dominios y envidia vivir en el exterior. Nadie sabe qué fuerzas la condenaron a ese lugar. Se dice que Kashiri fue la primera mujer malvada de Calamburia, y que por ello los dioses la otorgaron un destino peor que la muerte. Sea como fuere, ella es la que cuida de las almas de los malvados, los mentirosos y los corruptos, que tortura sin descanso mediante castigos aborrecibles e inimaginables.

Por desgracia, las leyendas sobre Kashiri son muy reales. La Emperatriz Tenebrosa existe, y al fin ha encontrado la fórmula para escapar: la Esencia de la Divinidad.

El poder del Titan no tiene límites, cualquiera que lo beba puede hacer realidad todos sus deseos. Kashiri lo sabe, y durante años ha tentado a los ganadores del Torneo para obtener la Esencia. Calamburia siempre ha estado a salvo de sus promesas… hasta la llegada del último torneo. Esta vez, Kashiri no ha ido directamente a por los ganadores, sino a uno de los últimos finalistas: las Zíngaras. Mediante promesas de poder, las ha convencido para elaborar un hechizo que la libere parcialmente del Inframundo. Gracias a ello, Kashiri ha escapado de su reino y robado la Esencia de la Divinidad a los Taberneros, los grandes triunfadores del Torneo.

Sin embargo, Kashiri necesitaba algo más, pues la Esencia de la Divinidad no tiene efecto si quien la bebe no es uno de los elegidos del Titán. Debe poseerse la C de Calamburia, que cada aspirante ha obtenido por diferentes medios. Por desgracia, Kashiri ya tenía este problema solucionado cuando robó el líquido a los Taberneros. Durante mucho tiempo ha estado observando las desavenencias entre Brisa y Siroco, los Seres del Aire. Cuando fueron descalificados del Torneo, Kashiri empezó a introducirse en los sueños de la Dama Celeste y a susurrarle oscuros planes. Todo formaba parte de un complejo intento por ponerla de su lado. Algo que finalmente ha conseguido.

Brisa, entristecida tras el descalabro de su matrimonio, y decepcionada por no haber logrado la Esencia de la Divinidad, terminó cediendo a la petición de alianza de Kashiri. Así, escapando de Caelum, descendió hasta el Inframundo. Al momento sus ropas y su apariencia fueron transformadas. Ha dejado de ser la Dama Celeste para transformarse en un ser de oscuridad. Ahora es Ventisca, el Avatar del Caos.

Juntas, Kashiri y Ventisca han robado la Esencia de la Divinidad y obtenido el beneficio de sus efectos. La Emperatriz ha quedado liberada de su reino, y ahora busca conquistar toda Calamburia. El reino podría quedar muy pronto bajo el control de las Guardianas del Inframundo, a menos que alguien las detenga…


LAS GUARDIANAS DEL INFRAMUNDO

Presentación 

¡Oh, infortunio! La oscuridad se cierne sobre nosotros. Poned, ciudadanos de calamburia, vuestras almas a resguardo. Encomendaos a los dioses si eso os sirve, pues ellas traen la guerra, el caos y la muerte. Saludad, si tenéis valor, a las Guardianas del Inframundo.

 

ventisca

Ventisca, el Avatar del Caos

Habitó los cielos en el pasado, pero descendió de ellos para conquistar la morada de las tinieblas. Ahora es un ser malvado e inmisericorde. No os fiéis de sus gráciles movimientos, pues sus ojos esconden la ira del despecho, y sus labios un veneno mortal. ¡Ella es Ventisca, el Avatar del Caos!

 

Kashiri, la Emperatriz Tenebroskashiria

El Inframundo es su hogar, el tormento su forma de vida. Ella guarda el alma de los condenados y aterra a los vivos con su poder. Está a la cabeza de los ejércitos del mal y, si nadie lo impide, someterá Calamburia bajo su yugo. ¡Mortales, arrodillaos frente a Kashiri, la Emperatriz Tenebrosa!

facebook leyendaSigue a las GUARDIANAS DEL INFRAMUNDO de Calamburia en su página de Facebook

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *