¡Ciudadanos de Calamburia! Los albores de una nueva semana nos saludan, y con ellos, vuestro agraciado y portentoso Cronista os trae las nuevas acerca del último torneo, que enfrentó a los Taberneros y los Desterrados en liza. ¿Queréis saber lo que ocurrió? No os haré esperar más.

Como siempre, Drawuets (o Brawuets, como algunos afirman que se llama en realidad nuestro anfitrión) presentó a las dos parejas. Los Taberneros aparecieron con sus jarras llenas de cerveza, bailando, cantando y festejando por todo lo alto. En cuanto a los Desterrados, Comosu volvió a confundir a su padre con un miembro del público, aunque, en esta ocasión, algunos de los presentes afirmaron que sí había cierto parecido. Sea como fuere, el torneo dio comienzo.

Captura de pantalla 2014-08-05 a la(s) 11.19.02


Todos se midieron fuerzas en Alphabetum, y con el título “Luke, yo soy tu padre” (a Comosu le llegó al alma este encabezamiento improvisatorio), hablaron de Wenceslao y Xavi, y de si éste era el padre de aquél. Al final todo se resolvía con un zascandil que, como todo el mundo sabe, es una prueba irrefutable de paternidad.

Captura de pantalla 2014-08-05 a la(s) 11.22.28

El logro de este reto fue otorgado a los Taberneros.


A continuación, se jugó la prueba Nosce Te Ipsum, en la que Yangin y Comosu manejaban sendas personalidades secretas. Cada uno debía hacer saber al otro qué personalidad le había otorgado el público. De este modo, Yangin era “Atontado” y Comosu “Egoísta” (lo lógico habría sido lo contrario).

La historia circuló alrededor de un museo, y de la relación de amor espontánea entre un guía y su cliente.

Captura de pantalla 2014-08-05 a la(s) 11.27.53

El Antojo de Cronos enfrentó a Ebedi contra Petequia. El título, “Astronauta autónomo”, propicio una historia en la que el aspirante a astronauta entregaba a la Luna los papeles de autónomo. Pese a que estaban en regla, aún le faltaba una última prueba: saltar al precipicio.

Captura de pantalla 2014-08-05 a la(s) 11.25.04

Tras estas pruebas, el público concedió el logro a los Desterrados.


La Polimorfosis midió a los integrantes de ambas parejas por separado. Petequia y Comosu, con el título “Donde hay confianza da asco”, hablaron de un pinche de cocina en el comedor de un colegio, en el que abundaban los niños poco aseados y las alumnas hambrientas de más de ciento cincuenta kilos.

Captura de pantalla 2014-08-05 a la(s) 11.30.39

Los Taberneros, por su parte, llevaron una historia titulada “Hablar en prosa”, que giró en torno a un matrimonio con ganas de acudir a una charla, y cuán difícil se les planteaba llegar hasta el lugar: accidentes de tráfico, puertas de apertura confusa, pagos con tarjetas de crédito de aspecto horripilante… finalmente, la charla no resultaba satisfactoria, porque era en inglés.

Captura de pantalla 2014-08-05 a la(s) 11.30.32

El logro fue otorgado a los Taberneros.


La fastuosa Cuadrilogía ofreció, como siempre, cuatro relatos bajo un título que inicialmente era “Esta menstruación me está matando” pero que, por acortar, se quedó en “Menstruación”.

Yangin y Petequia hablaron de lo peligroso que es compartir la regla, incluso entre un conejo y una muñeca, en estilo “Disney”. Petequia y Ebedi relataron en estilo “Cine negro”, la historia de un detective contratado para matar a un marido infiel y cómo, al final, detective y marido acaban siendo amigos… en la cárcel. Comosu y Ebedi, rizando el rizo con el estilo “Musical medieval”, narraron una historia apasionada entre dama y caballero, y en la que, de tan encendida, ni siquiera importaba que ella estuviera pasando por “esos días”. Por último, Comosu y Yangin, con el complicado estilo “Western porno gay”, montaron una versión alternativa de Brokeback Mountain.

Captura de pantalla 2014-08-05 a la(s) 11.37.51

El resultado de este juego fue un empate.


Petequia y Yangin combatieron en Plusque Minus con el título “Nabucodonosorcitos” (quienes, como todo el mundo sabe, son los habitantes del macetero de Epi, en Barrio Sésamo). La historia habló de dos viajeros en posesión de un mapa hacia Nabucodonosorcito, quienes, al final, no iban de aventuras por culpa de los achaques de ciertas enfermedades.

Captura de pantalla 2014-08-05 a la(s) 11.42.24

Comosu y Ebedi, con el título “No te compro el ático”, bailaron en la prueba Musicum influenza,narrando una historia sobre la venta de un piso lleno de modernidades tecnológicas, y lo divertido que resultaba escupir a los viandantes desde la terraza. El Archimago proporcionó las melodías We are the champions y Dragostea Din Tei.

El resultado de estas pruebas fue, de nuevo, un empate.


La última prueba, Alea Iacta Est, volvió a proporcionarnos una tragedia de muertes inverosímiles, representadas por los cuatro participantes. La historia hablaba de un viaje en taxi al aeropuerto, que por glaciación había suspendido sus vuelos. En ese contexto, Petequia falleció en la ducha, devorada por las ratas; Ebedi, que se había golpeado la cabeza al entrar al taxi, murió yendo al oftalmólogo; Yangin, el taxista, moría al intentar detener el tren -método de locomoción alternativo al avión- y, finalmente, Comosu nos dejaba intentando darse amor con un piercing.

Captura de pantalla 2014-08-05 a la(s) 11.50.47

El resultado de esta prueba fue un logro para los Taberneros.


Y con un marcador de Taberneros 5 – Desterrados 3, los Taberneros festejaron su victoria invitando a todos los asistentes a cerveza en Las Dos Jarras. ¡Pero aún queda mucho torneo, calamburianos! El próximo viernes, los Reyes de Calamburia se enfrentarán a los Seres del Aire. Yo, vuestro Cronista, prepararé mis sentidos para el acontecimiento, pero creedme, ¡es mejor asistir en persona!

Captura de pantalla 2014-08-05 a la(s) 11.43.43

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *