Así es como actuó el Maelström, en un segundo, sin que nadie lo esperase. Fue como un leve suspiro, de tal forma que, de repente, las cosas se habían confundido. De este modo, cada uno de los héroes de Calamburia fue colocado junto a una pareja diferente.

Maelstwow

A algunos les vino bien este cambio. ¡Qué alegría debió llevarse Zora cuando, al parpadear, vio al rey Comosu a su lado! Por supuesto, ella seguía volcada con la iniciativa por salvar el mundo pero, entre tanto, pensaba aprovechar el tiempo para conversar sobre quién podría ser la futura reina.

Algo parecido le sucedió a Morgana. La joven pirata aún estaba confusa, recuperándose de la muerte tras hundirse su barco; por otro lado, Sergei se había quedado sin Seth, quien había partido a una isla vecina por “temas personales”, según alegó el mercenario. El joven Nox vio en la pirata la oportunidad para adiestrar una nueva sicaria, y ésta, que necesitaba nuevas emociones, aceptó.

Para otros, por desgracia, aquel revoltijo les colocó junto a personajes nada recomendables. ¿Cómo iba a robar Banjuló, ahora que a su lado tenía al inquebrantable Irving van der List? El pobre mercader pensó que cualquier hurto, por pequeño que fuera, sería reprendido por el capellán. Éste observaba sus movimientos y su sonrisa desdentada con una ceja arqueada. Desde su encuentro, no se llegaron a cruzar más que un breve “hola”.

Eme, que en instante del desastre se encontraba aprendiendo nuevos hechizos, creyó que la aparición de Artemis era fruto de un movimiento equivocado de su varita. Y aunque el bardo intentó hacerle comprender la verdad, el joven impromago ejecutó el primer conjuro que le vino a la mente –como tantas otras veces había sucedido-. Uno que, por desgracia, terminó con su vida y le mandó directo al Inframundo.

Eme Artemis Maelstrom

Kashiri, la emperatriz del inframundo, acostumbrada a disponer de un alma atormentada como la de Ventisca, se extrañó al ver un individuo tan pragmático como Teslo Flemer. El inventor, apenas cayó en el reino de los condenados, empezó a tomar mediciones de la distancia, temperatura, grosor de la pierda y consistencia del magma. Entretanto, Kashiri no hizo otra cosa que observar. ¿Un ser sin poderes? ¿De qué iba a servirle alguien así?

A Petequia no le hizo ninguna gracia que un inventor apareciera a su lado. ¿Dónde se había metido el Rey? La antigua desterrada pensó que aquel era un nuevo intento por alejarla del trono, y a punto estuvo de reducir al pobre Katurian con su fusta

PETEQUIA KATURIAN

Caer en el desierto no fue algo agradable para Rosi Sacapán. Las dunas de Al – Yavist eran la tierra menos fértil que había visto en su vida de hortelana. Para colmo, le había tocado un ser que, igual que ella, no era humano. Jan Akavir se mostró imperturbable cuando ella le preguntó dónde podían agarrar sus patatas. ¡Ni siquiera le dio importancia¡ ¿Es que no sabía que los hortelanos nacían a partir de aquellos tubérculos? ¡No plantarlos era semejante a cometer un genocidio!

Kálaba, por su parte, tuvo la oportunidad de salvar la vida de Adonis, pues el portero, una vez desprovisto de la Puerta del Este, moría a pasos acelerados. La zíngara, a pesar de ser su enemiga, detuvo su rápido envejecimiento mediante un poderoso conjuro. Tal vez, de esta manera, conseguiría tenerle como futuro aliado…

SONY DSC

Melindres, muy ocupada en desollar hortelanos, se llevó una sorpresa cuando todo a su alrededor cambió y, de un salto, fue enviada a la Taberna Dos Jarras, junto a Laurencia. La pícara beoda aprovechó para reconducir sus actos homicidas. ¿No era mejor andar bebiendo y de fiesta que pasarse el día matando gente?

MELINDRES Y LAURENCIA maelstrom

La realidad era que ninguno de los héroes había elegido a su pareja. Todos fueron teletransportados mediante la más perturbadora de las aleatoriedades. Sin embargo, algunos supieron sacarle provecho a la situación a la vez que, de manera apresurada, se ponían manos a la obra para detener el poderoso Maelström.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *