50. EL SEGUNDO TEMBLOR

Se notaba que Calamburia caminaba directa a su fin, porque la tierra, ya castigada por el primer temblor, y puesta patas arriba en un caos incontenible, volvió a temblar de nuevo. Las cosas se mezclaron aún más de lo que ya lo estaban, de tal modo que los edificios de ciudad se juntaron con las granjas, los animales domésticos se encontraron frente a frente con los salvajes, y las plantas silvestres se entrelazaron con los rosales. El Kal- A – Mar desocupó el sitio que le pertenecía e inundó la tierra y, del mismo modo, algunas cumbres montañosas asomaron sus cabezas nevadas por encima de las aguas.Captura de pantalla 2015-11-04 a las 17.48.30

Las personas también volvieron a mezclarse, justo cuando ya se habían acostumbrado a vivir las unas con las otras después del primer revoltijo. Drawets, que estaba muy cómodo aprendiendo los secretos de Uruyumi, fue teleportado lejos antes de averiguar el enigma más importante de todos: cómo escapar de la maldición del Titán. Por otro lado, Kashiri, que había comenzado a sentir cierto amor por el inventor Teslo, vio cómo este desaparecía de su tierno y mortal abrazo.

kashiri teslo MAELSTROM IMPRO CALAMBUR MADRID

Sin embargo, lo que nadie sabía era que aquel segundo temblor fue controlado en cierta medida. El Maelström había vuelto a hacer de las suyas, ¡claro que sí!, pero esta vez, el destino de algunas personas logró planearse gracias a cierta poderosa magia ancestral, la de Corugan, para ser precisos.

El gran líder de los nómadas, un hechicero sin parangón, no había perdido parte de sus dotes mágicas. Según decían, en un pasado alternativo había sido uno de los más poderosos dueños de la magia; en el presente sus fuerzas no eran tales, pero existía en su interior cierta naturaleza arcana que le permitía manipular las los elementos de la naturaleza. De este modo, Corugan sabía que hacía falta unificar la magia de Calamburia para detener al Maelström o, al menos, para encontrar la forma de poner fin a tanto batiburrillo. De este modo, y previendo el momento en el que el vórtice fuera a actuar, Corugan descargó toda su magia contra los cielos, allá lejos, en su reino montañoso.Captura de pantalla 2015-11-04 a las 17.47.16

Cuando todo cambió, Eme apareció a su lado.

El impromago, que aún intentaba transformar a Artemis en su compañera Sirene, quedó sorprendido al ver al bárbaro ante sus ojos. Intentó articular un hechizo defensivo, pero Corugan se lo impidió con un movimiento de su bastón de mando. Luego, el salvaje explicó en detalle su plan. Contó al impromago que era necesaria su esencia, aquella en la que latía el espíritu de Teodus, y que si se aliaban con Kashiri y Kálaba, quizás pudieran encontrar el medio de detener el mal.

Captura de pantalla 2015-11-04 a las 17.49.35

El único problema fue que Eme no entendió ni una sola palabra.

Corugan hablaba en un idioma ancestral. ¡Lo había olvidado! Dorna era la única que podía entenderle… ¿y dónde se había metido la reina de los salvajes? No había forma de saberlo. El chamán no tuvo en cuenta aquel pequeño detalle, y ahora, el impromago le miraba como si temiera ser devorado en cualquier momento.

Había que buscar a Dorna allí donde hubiera querido mandarla el vórtice, y traerla para que interpretara los puntos a seguir de su intrincado plan. Sin embargo, era necesario darse prisa, pues el Maesltrön no tardaría en volver a mezclarlo todo.

dorna mitt MAELSTROM IMPRO CALAMBUR MADRID


49. UN FUTURO QUE GUARDAR

Adonis sintió que había en su sueño algo raro, como si, aunque quisiera, no le fuera posible despegar los párpados.

Por otro lado, era normal sentirse extraño; de hecho, ¿cómo era posible que aún viviera? Los últimos combates le habían alejado –y mucho- de la Puerta del Este, lo cual, según las reglas establecidas durante su construcción, significaban un rápido envejecimiento de su cuerpo, quizás incluso la muerte.

Sí, debería estar muerto. ¿Era eso la muerte?

adonis muerto            Pues no; al menos no lo parecía. Se hallaba en un estado entre la vigilia y el sueño, como si una droga se hubiera apoderado de todos sus sentidos. Intentó moverse, pero no le fue posible. Estaba claro que su cuerpo no le obedecía. Al fin, se decidió a articular un pensamiento.

¿Dónde estoy? –dijo para sí, motivado por alguna suerte de impulso.

No estás muerto- respondió una voz femenina-. Sólo te hallas en éxtasis, invadido por mi hechizo. Se te pasará pronto, descuida.

¿Habían mencionado la palabra “hechizo”? Adonis sintió que el temor se adueñaba de sus entrañas. Temió ser un prisionero y, poco a poco, fue recordando el combate que le hizo perder el sentido. ¿Y Quasi? ¿Acaso no había fallecido tras ser atacado por las Guardianas del Inframundo?

¿Quién eres? ¿Kashiri?

            No hubo respuesta. El portero se temió lo peor.

¡Si eres la Emperatriz Tenebrosa, te ordeno que me liberes de inmediato! Si no lo haces, yo…

            ¿Qué harás? –respondió la voz entre risas- Estás tan débil que no puedes moverte. Los poderes que te concedía la Puerta del Este se han disipado. Nada te queda de aquellas protecciones. Tu cuerpo se ha marchitado, hasta dejar poco más que un débil hálito de existencia. Pero no te asustes, mi querido portero. No soy Kashiri.

            -¿Entonces, quién?

            Antes de responder, la voz dejó salir una risa suave, adormecedora. Adonis tuvo que esforzarse por mantener la consciencia, pues su sonido parecía querer introducirse en sus pensamientos y manipularlos.

Captura de pantalla 2015-10-28 a las 19.15.14

-No has sentido los temblores, por lo que veo –declaró la mujer.

            -¿De qué temblores hablas?

            -Los del Maelström; el vórtice de caos que ha confundido el mundo. Tu cuerpo apareció junto a mí. Quizás debería haber terminado contigo, portero, pero tienes algo… algo especial. Algo familiar, quizás.

            Adonis sintió que un fuego germinaba en su interior, y que, con gran violencia, ascendía hasta el centro de su pecho. No supo decir, en aquel momento, si lo que le sucedía era producto de la ira, del temor, o quizás a causa de la sensación que le provocaba haber escuchado una antigua verdad. Sea como fuere, no pudo menos que emitir un grito mudo desde lo más profundo de sus pensamientos.

¡Calla! ¿Quién eres? ¿Qué has podido hallar tan familiar tú, que no eres sino una voz trémula? ¡Habla e identifícate!

            -Soy Kálaba, ¿es que no me has conocido?

            -¡La zíngara!

            -La misma.

Captura de pantalla 2015-10-28 a las 19.16.10

            Adonis reunió todas sus fuerzas para despertar de aquel extraño sueño. Intentó moverse, agitar los brazos, mover las piernas. Intentó gritar, o revolverse tan solo, pero no consiguió nada. De nuevo, la voz de Kálaba invadió su mente.

-No conseguirás nada, portero. Pero descuida, tu odio hacia mí terminará volviéndose amistad. Pronto aceptarás el nuevo rumbo de tu vida, y quizás comprendas que el verdadero sino para el que llegaste a Calamburia no era ser fiel a la destronada Urraca, sino a mí. Descansa, Adonis. Vuelve a los sueños y recupera tus heridas. Mis hechizos te volverán joven de nuevo. A partir de ahora, es el futuro lo que tienes que guardar.

Captura de pantalla 2015-10-28 a las 19.15.59

48. ELEGIDO POR EL DESTINO III

( continuación de Elegido por el destino Parte II )

-Nox significa “noche” –dice Sergei; esta vez lo ha musitado-. Así me convertí en asesino.

El relato de su entrada en aquella antigua sociedad es largo y está lleno de claroscuros, pero Nox recuerda cómo, después de matar a la primera de sus víctimas,Captura de pantalla 2015-03-25 a las 14.11.25comprendió que aquello le gustaba. Desde aquel instante, Arak, su maestro, dejó de entrenarle.

-Ha llegado el momento de que nos separamos. Nuestra existencia discurre ya por caminos distintos –declaró, a modo de despedida.

-¿Cómo sabré a quién debo matar?

-Despertarás con ello.

Sin saber hacia dónde dirigir sus pasos, Nox se trasladó a Instántalor, donde estuvo trabajando como cortador de leña. Una mañana, casi dos años después, despertó con un rostro en su memoria. Era la faz redonda y perlada de granos del panadero. No podía quitársela de la cabeza.

Su víctima.

No conocía nada de aquel hombre, ni si merecía o no la muerte. Sólo estaba convencido de que debía morir. La imagen le había llegado en sueños, depositada en su memoria por alguna suerte de magia antigua. Sólo cuando ejecutó al panadero, el rostro desapareció, y Nox pudo volver a ejercer una vida normal.

PCaptura de pantalla 2015-03-25 a las 14.11.16ero un asesino no puede fingir que es otra cosa durante demasiado tiempo. Así le sucedió a él; los trabajos corrientes le aburrían, de modo que, mientras aguardaba la aparición de otro sueño, empezó a alquilarse como espada a sueldo. De este modo conoció a su compañero, el veterano Seth Gilderain; un soldado que sabía mucho del arte de matar por dinero. Entre los dos llegaron a convertirse en los mercenarios más afamados de toda Calamburia. Nox, que hasta el momento no había ganado más que el pobre jornal de cualquier trabajador, sintió el peso de la fama y la comodidad del dinero.

Así transcurrieron los años. Mientras se enriquecía, aceptando trabajos de mercenario cada vez más importantes, Nox aguardaba su próximo sueño. Éstos llegaban sin ningún orden concreto. A veces le atormentaban varios a la semana; y otras transcurrían años hasta que el rostro de una nueva víctima le desvelara. Su compañero, Seth, jamás hacía preguntas sobre su “otro oficio”, como él se refería; para el soldado veterano solo era algo que su amigo debía hacer de cuando en cuando. Sin más.

De este modo transcurrió una década. Sergei Nox y Seth Gilderain, ricos y famosos, dejaron de perseguir los trabajos por la recompensa económica y se centraron en aquellos que les beneficiaran de cualquier otro modo; ya fuera con fama, poder o con el simple placer de eliminar a quienes sobraban en Calamburia. Hasta que un día, Sergei notó que algo había cambiado.

Captura de pantalla 2015-03-25 a las 14.37.54

Despertó, como tantas otras veces, con un rostro en su memoria; sin embargo, estaba seguro de que esta vez no se trataba de una víctima, sino de algo distinto. Tenía, además, la seguridad de que se encontraría con aquella persona en un lugar concreto, a una hora determinada: Instántalor, de madrugada.

-Nox significa noche –susurra el asesino, sentado en el rosetón de la iglesia.

Bajo él, una mujer despierta sin saber bien qué le ha sucedido. Ha aparecido allí en el día y la hora fijados. Parece desconcertada. Nox ha comprendido que esta vez no se trata de un asesinato.

Cae desde las alturas. La mujer desenvaina una espada; la única de sus pertenencias.

-¿Quién eres? –grita.

-No voy a matarte. De haberlo querido, podría haberlo hecho hace rato. He estado vigilándote, esperando.pirata morgana mercenaria

-¿Esperando?

-A que despiertes. Has sido elegida.

-¿Para qué? –ella enarca una ceja; no recuerda bien su pasado, salvo el vago reflejo del sol incidiendo sobre las olas del Kal – Amar.

-Para ser una asesina.

celiapirata -¡Yo no soy una asesina! Soy… bueno, era otra cosa.

-Ya no lo eres. Has sido elegida. No puedo decirte por qué, ni quién se encarga de ello, pero así es. Ahora perteneces a una antigua sociedad de asesinos, y yo voy a entrenarte.

Ella está confundida. No recuerda cómo ha llegado hasta allí, ni si lo que Nox le dice es cierto. Él señala el papel en su mano y añade:

-Léelo. Es tu nombre.

Ella obedece:

-Morgana.

-Así te llamas.

-¿Qué significa?

-Significa “señora del mar”.



47. EN UN ABRIR Y CERRAR DE OJOS

Así es como actuó el Maelström, en un segundo, sin que nadie lo esperase. Fue como un leve suspiro, de tal forma que, de repente, las cosas se habían confundido. De este modo, cada uno de los héroes de Calamburia fue colocado junto a una pareja diferente.

Maelstwow

A algunos les vino bien este cambio. ¡Qué alegría debió llevarse Zora cuando, al parpadear, vio al rey Comosu a su lado! Por supuesto, ella seguía volcada con la iniciativa por salvar el mundo pero, entre tanto, pensaba aprovechar el tiempo para conversar sobre quién podría ser la futura reina.

Algo parecido le sucedió a Morgana. La joven pirata aún estaba confusa, recuperándose de la muerte tras hundirse su barco; por otro lado, Sergei se había quedado sin Seth, quien había partido a una isla vecina por “temas personales”, según alegó el mercenario. El joven Nox vio en la pirata la oportunidad para adiestrar una nueva sicaria, y ésta, que necesitaba nuevas emociones, aceptó.

Para otros, por desgracia, aquel revoltijo les colocó junto a personajes nada recomendables. ¿Cómo iba a robar Banjuló, ahora que a su lado tenía al inquebrantable Irving van der List? El pobre mercader pensó que cualquier hurto, por pequeño que fuera, sería reprendido por el capellán. Éste observaba sus movimientos y su sonrisa desdentada con una ceja arqueada. Desde su encuentro, no se llegaron a cruzar más que un breve “hola”.

Eme, que en instante del desastre se encontraba aprendiendo nuevos hechizos, creyó que la aparición de Artemis era fruto de un movimiento equivocado de su varita. Y aunque el bardo intentó hacerle comprender la verdad, el joven impromago ejecutó el primer conjuro que le vino a la mente –como tantas otras veces había sucedido-. Uno que, por desgracia, terminó con su vida y le mandó directo al Inframundo.

Eme Artemis Maelstrom

Kashiri, la emperatriz del inframundo, acostumbrada a disponer de un alma atormentada como la de Ventisca, se extrañó al ver un individuo tan pragmático como Teslo Flemer. El inventor, apenas cayó en el reino de los condenados, empezó a tomar mediciones de la distancia, temperatura, grosor de la pierda y consistencia del magma. Entretanto, Kashiri no hizo otra cosa que observar. ¿Un ser sin poderes? ¿De qué iba a servirle alguien así?

A Petequia no le hizo ninguna gracia que un inventor apareciera a su lado. ¿Dónde se había metido el Rey? La antigua desterrada pensó que aquel era un nuevo intento por alejarla del trono, y a punto estuvo de reducir al pobre Katurian con su fusta

PETEQUIA KATURIAN

Caer en el desierto no fue algo agradable para Rosi Sacapán. Las dunas de Al – Yavist eran la tierra menos fértil que había visto en su vida de hortelana. Para colmo, le había tocado un ser que, igual que ella, no era humano. Jan Akavir se mostró imperturbable cuando ella le preguntó dónde podían agarrar sus patatas. ¡Ni siquiera le dio importancia¡ ¿Es que no sabía que los hortelanos nacían a partir de aquellos tubérculos? ¡No plantarlos era semejante a cometer un genocidio!

Kálaba, por su parte, tuvo la oportunidad de salvar la vida de Adonis, pues el portero, una vez desprovisto de la Puerta del Este, moría a pasos acelerados. La zíngara, a pesar de ser su enemiga, detuvo su rápido envejecimiento mediante un poderoso conjuro. Tal vez, de esta manera, conseguiría tenerle como futuro aliado…

SONY DSC

Melindres, muy ocupada en desollar hortelanos, se llevó una sorpresa cuando todo a su alrededor cambió y, de un salto, fue enviada a la Taberna Dos Jarras, junto a Laurencia. La pícara beoda aprovechó para reconducir sus actos homicidas. ¿No era mejor andar bebiendo y de fiesta que pasarse el día matando gente?

MELINDRES Y LAURENCIA maelstrom

La realidad era que ninguno de los héroes había elegido a su pareja. Todos fueron teletransportados mediante la más perturbadora de las aleatoriedades. Sin embargo, algunos supieron sacarle provecho a la situación a la vez que, de manera apresurada, se ponían manos a la obra para detener el poderoso Maelström.