0B. EL TIEMPO PERDIDO

Los días, en el tiempo pretérito, no eran tal y como hoy los conocemos. El sol y hasta el mismo cielo también eran jóvenes, de tal modo que, al amanecer, todo se teñía de un color púrpura. Las noches también eran más largas, pues aún no estaban definidas las horas que a cada momento debía asignársele.

Era aquella época la del reinado de los Hijos del Dragón; seres místicos llenos de sabiduría. Ellos poblaban una tierra de plantas y animales diferentes; incluso el aire que respiraban tenía distinto olor.

HIJOS_CARAS_IMPROVISACION_MADRIDTodo era como vivir en un sueño.

En aquel otro tiempo, antes de que alguien computara los días, los Hijos del Dragón intentaban comprender el universo. Su señor, la antigua sierpe, sólo demandaba alimento; a cambio, les revelaba algunos de los más valiosos secretos. La ciencia y la magia, juntas y unificadas, eran la base de toda su sabiduría.

Sí, en el pasado, lo imposible y lo reglado; lo matemático y lo entrópico, todo ello se mezclaba en un maremágnum burbujeante. Los Hijos del Dragón hallaron esta masa, la tocaron, la comprendieron y la asimilaron. El control de todas las cosas se encontraba a su disposición.

Nada podía prepararles para aquello que había de llegar.

Porque llegó el cambio. Otro ser diferente, un Titán que surgió desde otra esfera de existencia, cayó a la tierra de Calamburia y tomó conciencia en ella. Así dio origen a una nueva raza: los Salvajes.

Estos hombres y mujeres no eran muy distintos a los Hijos del Dragón. Su apariencia, al menos, resultaba casi idéntica. Había, sin embargo, una gran distancia en su forma de pensar y sus conocimientos. Mientras que los Hijos del Dragón sólo deseaban saber más, los Salvajes querían el dominio de la tierra. Así, cuando unos pidieron la paz, los otros respondieron con sangre y violencia.

La guerra se hizo inevitable.SALVAJES_CARAS_IMPROVISACION_CALAMBURIA

Los Hijos del Dragón jamás se habían enfrentado a nada semejante. Su vida nunca se expuso al peligro de muerte, ni les fue necesario emplear su poder para dañar a otro. Los Salvajes, en cambio, parecían nacidos para provocar dolor; y así, descendiendo de las montañas, aquellos seres generados por el Titán comenzaron a asaltar aldeas, pueblos y ciudades.

Los Hijos del Dragón tardaron en responder, pero cuando lo hicieron, descargaron una tormenta de hechizos, conjuros y sortilegios. Los Salvajes, supersticiosos por naturaleza, se escondieron con miedo… por un tiempo. Al poco decidieron que aquellas luces y haces eléctricos tampoco les detendrían. Sólo había que variar la estrategia.

Entonces centraron su atención en los Hortelanos. Aquellas pacíficas criaturas, más emparentadas con los vegetales que con los hombres, no se habían involucrado en ningún conflicto. Llevaban en la tierra mucho antes que las otras dos razas, pues fueron generados de forma espontánea por la misma Calamburia. No servían a dioses, ni a más fuerza que la de la propia naturaleza. Eran libres.

Los Salvajes asaltaron sus comarcas, pisotearon las cosechas y aplastaron a los pocos Hortelanos que les hicieron frente. Había seres – patata en gran número, pero los Salvajes estaban mejor organizados, de forma que, a pesar de la resistencia, no tardaron en someterlos. Después, con todos los Hortelanos de su lado, lanzaron el ataque final contra los Hijos del Dragón.

hortelanos reino de calamburia improÉstos no esperaban un contingente tan elevado de enemigos. Los Hortelanos apenas sabían luchar, pero eran tantos que no podía estimarse su número. Formaban una marea de hombres y mujeres rústicos, armados con horcas y rastrillos. Los Hijos del Dragón acabaron con millones de ellos; su magia los arrasó casi por completo, pero el proceso les dejó agotados. Así, cuando los Salvajes aparecieron en el horizonte, se vieron débiles para pararles… y fueron vencidos.

Su derrota les condujo al exilio. Se refugiaron bajo tierra, cerca de la morada de su dios, en completa oscuridad.

Allí han vivido hasta hoy, cuando el Titán, de forma sorprendente, les ha entregado una participación para el Torneo. Hay quien dice que el Titán desea darles una oportunidad; otros argumentan que lo que desea es atraer su fidelidad, para asestar el golpe definitivo al Dragón. Nadie puede asegurar qué le ha movido a querer que participen; lo que sí está claro es que los Hijos del Dragón y los Salvajes volverán a enfrentarse, y que este nuevo encuentro podría desembocar en una guerra… quizás la última entre estas dos razas.

0A. LA CRONOLOGÍA DE CALAMBURIA

  • Año -2 de la Era Antigua: Se crea el primer Hortelano, a partir de la generación espontánea de una patata silvestre. El Hortelano se bautiza a sí mismo como Fungo. Comienza a cultivar la tierra; surgen más hortelanos. Ellos son la primera y más antigua especie inteligente. Serán los amos indiscutibles de la tierra durante los primeros ciento cuarenta años.
  • Año 0 de la Era Antigua: Tras una batalla en las esferas celestiales, el Titán cae a Calamburia y destruye la montaña de su centro. Su lugar lo ocupan unas marismas. El Titán queda enterrado bajo kilómetros de tierra, pero su presencia crea la vida inteligente.
  • Año 140 de la Era Antigua: Aparecen los salvajes en las tierras altas y las montañas del norte. Algunos emigran al sur y forman pequeños asentamientos. Los salvajes son más fuertes e inteligentes que los Hortelanos. Les someten.
  • Año 334 de la Era Antigua: Surge la primera gran ciudad: Instántalor; así como el primer rey: Rodrigo I, apodado “El fiero”. Rodrigo I expulsa a los nómadas zíngaros y los deporta al Bosque Perdido de la Desconexión. Allí, el patriarca Zíngaro Arnaldo descubre que los árboles emanan esencia mágica.
  • Año 340 de la Era Antigua: Se crea la Puerta del Este, para proteger el reino de los nómadas del desierto, bárbaros y otras tribus de salvajes. Los dos porteros, Adonis y Quasi, son elegidos. (Relato “Una Sola Nube”)
  • Año 385 de la Era Antigua: Theodus, uno de los más sabios consejeros de Rodrigo I, aprende a manejar la magia blanca y desarrolla la marca arcana en su frente. Por voluntad propia, reúne un grupo de acólitos y marcha a las ruinas de la torre de Skuchain, propiedad de los nómadas del desierto. Theodus expulsa a los nómadas, reforma la torre e instala allí su escuela de magia arcana.
  • Año 407 de la Era Antigua: Surge una segunda gran ciudad al norte: Ámbar. El nombre de su primer rey se ha perdido en el tiempo, así como el de sus muchos sucesores. Este olvido se debe a los acuerdos tras la Guerra de la Unión, que tendrá lugar trece años después.
  • Año 410 de la Era Antigua: Muere Rodrigo I. Es sucedido por su hermano, que se hace llamar Rodrigo II, apodado “El breve” por su escaso tiempo en el trono.
  • Año 411 de la Era Antigua: Rodrigo II se enamora de una pirata llamada Kasandra, deja el torno y escapa a la isla Kalzaria. El reino queda en manos de su primo, que toma el nombre de Rodrigo III, apodado “El soñoliento”, por pasar la mayor parte de su mandato encerrado en su alcoba.
  • Año 420 de la Era Antigua: El Titán celebra el primer Torneo de Calamburia. Drawest y su hermana, Laurencia intentan robar la “C” de los elegidos al Comendador de Instántalor. Fracasan y son condenados a muerte, pero el Titán les salva a cambio de su eterna servidumbre. El torneo es ganado por los Seres del Aire. A partir de entonces, esta raza se considera superior a cualquier otra. (Relato “La leyenda del pícaro”)
  • Año 425 de la Era Antigua: Se produce la Guerra de la Unión, que termina por unificar al reino del norte y el del sur mediante acuerdos. El linaje de grandes reyes sigue la línea de los reyes del norte, aunque todos asumen el nombre de los Rodrigo. Así, el norte accede a olvidar el nombre de sus antiguos monarcas. A cambio, los príncipes y princesas conservan su título. De Ámbar sólo se conserva el palacio, que pasará a ser la residencia real. La princesa Sancha II, abuela de Urraca y Petequia, es la última de la línea de grandes reyes del norte.
  • Año 431 de la Era Antigua: Rodrigo III no vuelve a despertar de una de sus siestas. Le sucede Rodrigo IV, apodado “El pasota”, por no ocuparse del trono. Su poder va pasando poco a poco a un noble, futuro Rodrigo V.
  • Año 440 de la Era Antigua: Theodus y Arnaldo se enfrentan en una épica batalla mágica. Theodus es derrotado en un campo de patatas. Allí, su esencia mágica se mezcla con la tierra, lo que dará lugar a eMe. Ailfrid, el joven estudiante de magia, ya es pupilo de Arnaldo. (Relato “Cómo crear un mago por accidente”)
  • Año 441 de la Era Antigua: Ailfrid escapa de Arnaldo, conoce a la joven Ébedi. Se enamoran viven juntos en la posada Dos Jarras. (Relato “El Cometa de Jade”)
  • Año 442 de la Era Antigua: Tras escapar con su pequeña hija Sirene, Ailfrid alcanza la torre arcana de Skuchain. Sus habilidades le transforman en el nuevo Archimago. Arnaldo va en su busca y se produce la batalla, pero esta vez es Ailfrid quien gana. Arnaldo queda herido de muerte. Su esposa Kálaba y los hermanos Garth y Lanona le construyen un santuario en mitad del Bosque Perdido de la Desconexión. (Relato “El Cometa de Jade”)
  • Año 445 de la Era Antigua: Un joven noble de Instántalor sucede a Rodrigo IV, y se prepara para contraer Nupcias con Petequia, una joven princesa del norte. Urraca, su hermana, ansía el trono. Urde un plan con los zíngaros y consigue hacerse con él. Petequia, y el niño que lleva en su vientre, son expulsados al Bosque Perdido de la Desconexión. Urraca y el nuevo rey, llamado Rodrigo V “El perturbado” contraen matrimonio. (Relato “La Crónica del Rey Perturbado”)
  • Año 450 de la Era Antigua (Año 0 de la Primera Era): El Titán convoca el Primer Torneo de la Primera Era. Son elegidos los Reyes de Calamburia, los Taberneros, los Desterrados, los Impromagos, los Porteros, los Seres del Aire, los Piratas y los Zíngaros. Los Taberneros ganan el Torneo, pero antes de utilizar la Esencia de la Divinidad, Kashiri, reina del Inframundo, despierta para arrebatársela a los ganadores y liberarse de su prisión. Junto a Brisa –ahora llamada Ventisca-, se propone dominar todo Calamburia. Comienza la Primera Guerra Calamburiana. (Relato “La Historia”) (Relato “Las Guerras de Calamburia”)
  • Año 1 de la Primera Era: Tras un año de combate, las fuerzas del bien derrotan a Kashiri. Termina la Primera Guerra Calamburiana y las Guardianas del Inframundo regresan a su hogar. Desde los cielos, Siroco, despechado por la pérdida de Brisa, convoca una antigua criatura: el Leviatán. El monstruo desciende de los cielos y cae al mar, donde se encuentra a los Piratas. El capitán Flick y Morgana se convierten en avatares de este ser, que amenaza con destruir todo Calamburia bajo un gigantesco Tsunami. (Relato “Las Guerras de Calamburia”) (Relato “La Ira del Leviatán”)
  • Año 2 de la Primera Era: Tras celebrar un Torneo para elegir a los mejores, Las Guardianas del Inframundo se enfrentan a los Piratas y les vencen. Sin embargo, el fin del mundo parece imposible de detener. Cuando una ola gigante está a punto de engullir todo el continente, Comosu, entrenado por los Capellanes durante toda su niñez, libera el poder del Elegido y detiene el cataclismo. Tras esto, se proclama nuevo rey en el Oeste y reúne un ejército para marchar hacia el palacio del Ámbar, reclamar su trono y convertirse en legítimo rey de Calamburia. (Relato “La Ira del Leviatán”) (Relato “La guerra por el Trono de Ámbar”)
  • Año 3 de la Primera Era (época actual): La guerra por el Trono de Ámbar ha reunido a dos grandes ejércitos. Por un lado se encuentran los fieles a la reina Urraca: los Impromagos, Taberneros, Porteros y Hortelanos. En el otro bando militan quienes desean que Comosu ascienda al trono: Capellanes, Mercenarios, Zíngaros y Guardianas. Aún es un misterio qué fuerza resultará vencedora. (Relato “La guerra por el Trono de Ámbar”)