LOS CUSTODIOS DEL TEMPLO

Las sacerdotisas de los elementos, aquéllas que guardan la estabilidad de los mismos, son muy poderosas. Tal vez uno de los seres más poderosos de Calamburia… pero son mortales. De este modo, cuando envejecen y mueren, otra sacerdotisa debe ocupar su lugar. Ésta es mostrada mediante visiones a los custodios del templo, que acuden al lugar donde estará el bebé y lo reclaman para adoctrinarlo en el Templo de los Elementos.

Así es como fue elegida Naisha. Tras la muerte de la anterior sacerdotisa, se produjo un enorme incendio en la Aldea Libre. Un incendio que devoró edificios enteros, provocado sin duda por el desbarajuste en los elementos, fruto de que no hubiera una sacerdotisa a cargo para contenerlos.

Esto, sin embargo, fue la señal que los custodios necesitaban de que por la zona habrían de hallar a la heredera.

Hasta allí fue Kesia, una de las custodias más veteranas. En efecto, entre los restos carbonizados del incendio encontró dos bebés. La niña, sin duda, habría de transformarse en las nueva Sacerdotisa de los Elementos. El niño nada importaba o , al menos, eso es lo que le habían enseñado a Kesia. Todo aquello que no tuviera que ver con la custodia de los elementos debía ser ignorado.

A punto estuvo de obedecer… pero un pálpito la hizo volver sobre sus pasos. Presintió que aquel bebé tenía algo especial que hacer en el futuro. De modo que regresó al Templo con los dos y aguantó la reprimenda de sus superioras.

Naisha fue criada para transformarse en la próxima Sacerdotisa de los elementos. En cuanto a su hermano, al que llamaron Kaju, vivió en el templo como un niño feliz, lejos de que alguien se preocupara por si él también poseía algún don.

Los años pasaron, y aunque nadie creyó que pudiera destacar, Kesia se encargó personalmente de cuidarlo, siguiendo aquel presentimiento que la había llevado a rescatarlo de entre las cenizas. Así, un día, Van Bakari desestabilizó los elementos… y fue entonces cuando Kaju, intentando proteger a Kesia de todo el caos que se formó alrededor del templo, descubrió que él también tenía poderes: la joven custodia había sido herida por una columna de roca. Entonces Kaju, sin saber cómo, logró sanarla. Desde entonces quedaron al descubierto su habilidad para la creación, restauración y preservación de la vida.

Cuando los héroes recuperaron los elementos el templo regresó a la normalidad, pero los cuidados de Kaju no fueron los mismos. Ahora se sabía que también tenía algún poder, y aunque no eran tan grandes como los de la sacerdotisa de los elementos, podrían ser útiles.

Desde aquel entonces Kesia ha estado indagando sobre qué podría significar el hecho de que Kaju también fuera poderoso, hasta que una sorprendente revelación ha arrojado algo de luz sobre la auténtica identidad del joven: se trata de uno de los siete seres de luz, quien podría salvar Calamburia de la oscuridad que la asola.



LOS CUSTODIOS DEL TEMPLO

Presentación

Viven en el templo de los elementos, junto a la sacerdotisa. Sin embargo, ellos también esconden un gran poder, gracias al cual  un día, tal vez todo Calamburia pueda ser sanada y devuelta a una época de luz ¡Un respetuoso saludo para los Custodios del Templo!


La pareja

Kesia

Ella guarda, protege y atiende a la sacerdotisa elemental.  Es su mano derecha, y la principal encargada de su bienestar… pero hace tiempo que también ha observado que su hermano, a quien se le creía un simple mortal, tiene extraordinarios poderes. ¡Ella es Keshia Mishra!

 

Kaju

De niño fue hallado junto a su hermana entre los restos de un incendio. Ella se transformó en la sacerdotisa de los elementos, de él se creyó que no tendría poderes… hasta que su cuidadora descubrió que era capaz de preservar la vida, restaurarla… e incluso generarla. ¡Él es Kaju Dabán!


LOS RELOJEROS

Es  curioso cómo, de la manera más sencilla, la historia de dos humildes relojeros puede llegar a transformarse en algo fuera de lo normal.

Kairos y Aión son el ejemplo de cómo dos jóvenes artesanos de instántalor pueden guardar en su pasado una sucesión de secretos a cual más interesante.

Por supuesto ninguno de estos secretos es conocido por ellos. Ambos son dos siervos de la corona, encargados de la fabricación y conservación de los relojes de la capital. Un trabajo sólo reservado a los artesanos más hábiles de todos.

De hecho, nada de lo que estás a punto de encontrar, querido lector, ha sido fielmente corroborado. Estos no son más que rumores dichos en callejones, transmitidos por personajes encapuchados. Cualquiera de las palabras que a continuación se dirán no podría ser más que una burda mentira. Sin embargo, la cruda realidad es que todos los hechos encajan, y lo hacen con tanta precisión como se encuentran dos ruedas dentadas en el mecanismo de un reloj, de modo que puedes creer lo que quieras: que los dos hermanos no son más que relojeros con una sorprendente habilidad… o que son mucho, mucho más…

El hecho es que se dice que ambos no proceden de padres humanos. Al menos uno de ellos no lo era. Sus padres adoptivos así lo murmuraron a los capellanes, en un instante en el que sintieron la necesidad de revelar la verdad sobre aquellos dos niños que habían acogido, no sólo por su capacidades, sino por protegerlos de la ira de la raza de los aiseos.

Y es que, aunque ocurre muy, muy pocas veces, en ocasiones un aiseo se enamora de un humano. Lo lógico es que ocurra lo contrario, pues esta raza es tremendamente bella. Pero el amor de un humano hacia uno de estos  seres nunca es correspondido… o casi nunca.

Cuando sí lo es se corre un gran peligro. Entre los Seres del Aire está prohibido mantener relaciones con humanos. El castigo no es otro que la muerte, de modo que prácticamente nadie se arriesga. Pero el hecho es que así sucedió con el padre de los dos relojeros: durante una de sus bajadas a la tierra quedó prendado de una joven humana.

Entre ambos surgió el amor. Mantuvieron una relación ocultos y hasta tuvieron dos hijos: Kairos y Aión. Los dos eran mestizos: mitad humanos, mitad Seres del Aire. De los humanos heredaron la maldición del envejecimiento y la muerte; de los aiseos poderes sobrenaturales relacionados con la percepción y la sugestión.

Por desgracia, la relación de sus padres fue descubierta por la comunidad aisea. Los padres fueron perseguidos… y asesinados. Sólo los niños consiguieron escapar, transformándose en huérfanos.

Así vivieron mucho tiempo: ganándose la vida en las calles y escapando de los molineros (quienes les habrían condenado a trabajar en el molino para siempre). Hasta que un día cayeron en gracia a un relojero de Instántalor, viejo amigo de la familia, quien no tardó en ver la gran habilidad que los dos muchachos tenían con aquella compleja y delicada maquinaria,

Desde entonces se han ocupado del oficio, sin saber que los aiseos aún los buscan. Es difícil dar con un mestizo… aunque es posible que algún día los den con ellos. Si eso ocurriera, la sentencia sería la muerte. Kairos al menos tendría la mismas ganas de acabar con la vida de sus perseguidores, claro. Odia a los Seres del Aire tanto como éstos le detestarían si supieran su herencia de sangre. Para él -el mayor de los dos hermanos- los recuerdos del pasado están borrosos: sólo sabe que los aiseos mataron a sus padres, aunque no recuerda la razón.

¿Es toda esta historia una mentira? ¿O tal vez la única manera de justificar los poderes de Aión, capaz de leer el pensamiento de sus clientes y escuchar sus verdaderas intenciones? Es muy, muy difícil corroborar algo así. Tal vez la verdad nunca salga a la luz.

O Tal vez, un día, los aiseos hallen a los dos hermanos y nos saquen a todos de dudas.


LOS RELOJEROS

Presentación

Son hermanos, pertenecientes al gremio de artesanos y ´hábiles constructores. Quedaron huérfanos de pequeños, pero demostraron unas sorprendentes habilidades para el dominio de uno de los oficios más complejos de toda Calamburia. Tal vez esta facilidad les venga gracias a sus extrañas habilidades sobrenaturales, ¿quién sabe? ¡Un aplauso para los Relojeros!


La pareja

Aión

Un auténtico poeta del tiempo. Conoce tan bien el oficio que él mismo se encarga de controlar las ruedas y engranajes de todos los principales relojes de la ciudad. Su conocimiento del tiempo no sólo le ha llevado a comprender los relojes, sino las intenciones ocultas tras el  rítmico sonido del corazón humano. ¡Un saludo para Kairos Reid!

 

Kairos 

Junto a su hermano Kairos, él conoce todos los entresijos del mecanismo de un reloj… pero lo que pocos saben es que, en realidad, es capaz de indagar muy profundo en el alma de sus clientes, y adivinar incluso sus pensamientos más escondidos. ¡Él es Aión Reid!

LOS BRUJOS TENEBROSOS

Durante algún tiempo, la malvada Aurobinda, hermana del Archimago Theodus, estuvo a cargo de Skuchaín, haciendo creer a todo el mundo que se había reconvertido al bien, cuando el realidad continuaba con sus prácticas malvadas, sirviendo a la Oscuridad.

Fue descubierta… aunque tal vez demasiado tarde para que su presencia en Skuchaín no tuviera ninguna repercusión. Durante todo el tiempo que estuvo al cargo, intentó convencer a las familias de la casa Ténebris, cuyos antepasados la siguieron cuando ella y su hermana se revolvieron contra Theodus… y logró convencer a algunos estudiantes. Con éstos, una vez fue descubierta, huyó a Cuna de Oscuridad para fundar su propia escuela para el dominio de las artes oscuras.

De entre todos los estudiantes que se fueron con ella destacan tres, quienes desde su partida han estado a cargo de enseñar a los más inexpertos:

Tal vez la más inocente es Ménkara. Sus padres se dedican al prohibido negocio de la caza ilegal de monstruos: raptan a las criaturas que escapan del plano faérico y las venden como animales exóticos a quienes gustan de este raro coleccionismo, o acaban con sus vidas, las despedazan y venden las partes más codiciadas de sus cuerpos como ingredientes para filtros, pociones y emplastos.

Así las cosas, Ménkara se ha criado rodeada de extrañas criaturas, animales peligrosos, hadas, duendes, trasgos y demás. Una vez mudada a Cuna de Oscuridad, el estudio de la monstruología ha sido el centro de sus investigaciones.

Tesejo es otro de los encargados en enseñar magia oscura. En Skuchaín nunca fueron notables sus sortilegios, y menos aún sus pociones. A esta última asignatura se apuntó por el amor que sentía por Aurora, la alumna más destacada de Alquimia. Tesejo podía tener el amor de la estudiante de magia que quisiera… menos el de ella. Esta fue la razón de que procurara esforzarse al máximo en Alquimia. Pero desde el primer día, ninguna de sus pociones dio el resultado que se esperaba. En lugar de ello producía extraños filtros de sugestión y amor, múltiples tipos de veneno y otra clase de compuestos dañinos. Fue por esta razón que comprendió sus extraordinarias habilidades para hacer el mal y, a pesar de que sus padres se sintieron muy avergonzados con su giro al mal, decidió mudarse a Cuna de Oscuridad y enseñar “contralquimia”, un nombre que él mismo se ha inventado, y que no es aceptado por Aurobinda.

De los tres, Caila es la más responsable. Su familia, en secreto y desde el primero de sus antepasados, ha seguido siendo fiel a Aurobinda y Defendra y practicando la magia oscura. A Caila le han enseñado que esta magia es más poderosa y eficaz, y que no debe negar su auténtica naturaleza. Así, una vez descubierta la bruja, Caila vio la oportunidad que siempre había deseado: revelarse como una auténtica estudiante de magia oscura y colocarse como una de las principales personalidades de la nueva escuela. Ella entiende bien cuáles son las dimensiones de la empresa que se ha iniciado, y sabe las consecuencias que tiene transitar por el camino de la maldad.

Ahora, los tres brujos oscuros enseñan en Cuna de Oscuridad a todos los que se alzaron contra Skuchaín, y aunque la escuela no es todavía tan grande como su hermana de la luz, con el apoyo de los entes de oscuridad que vagan por Calamburia no tardará en hacerse igual de poderosa.


LOS BRUJOS TENEBROSOS

Presentación

Antaño eran estudiantes de magia blanca, pero desde que comenzaron a descubrir las artes oscuras, han descubierto que esta nueva área de estudio tiene mejores hechizos, es más divertida y, además, resulta más fácil aprobar las asignaturas cuando éstas tratan de hacer el mal. ¡Un saludo para los Brujos tenebrosos!


El trio

Tesejo

Es el guaperas de la clase. Un día probó con la asignatura de alquimia, para descubrir que todas y cada una de las pociones que realizaba se transformaban en potentes venenos, filtros de sugestión y otros líquidos malévolos. Desde entonces se convenció de que nunca sería capaz de realizar un brebaje que sirviera para hacer el bien. ¡Él es Tesejo!

 

Ménkara

Sus padres se dedican al extraño y prohibido tráfico de monstruos, así que ella, como no podría ser de otra manera, es una enamorada de las tarántulas, serpientes, trasgos y otras alimañas. Lo que se dice toda una experta en monstruología. ¡Saludad a Ménkara!

 

Caila

Ella es la más responsable de los brujos tenebrosos. Procede de una familia que siempre ha estado en contra de la magia blanca. Ha estado preparándose durante mucho tiempo para desenmascarar su apariencia de bondad y revelar de una vez por todas lo que en realidad es: una auténtica especialista en magia oscura. ¡Ella es Caila!

LOS FAUNOS

El mundo faérico es una dimensión paralela al continente de Calamburia. Para los eruditos es una tierra desconocida y llena de magia que, al entrar en contacto con nuestro universo, produce grandes desastres y desbarata las leyes de la física: la gravedad se invierte, es de día cuando debería ser de noche y cosas así.

Por esta razón, las criaturas del mundo faérico deben quedarse donde están y no cruzar al reino de Calamburia. Si demasiados de estos seres campan a sus anchas por la tierra de los humanos, todo comienza a ser dominado por un caos difícil de contener. Es por eso que los magos tienen una rama paralela -los guardabosques- que se encarga de cerrar los portales al mundo faérico.

Sin embargo, los guardabosques no siempre pueden controlar estos portales, y menos aún cuando éstos se abren voluntariamente desde el otro lado, provocados por quién sabe qué magia, o qué intenciones…

Es un secreto para todos en el reino de Calamburia que Anya, la esposa de Aodhan el guardabosques, abrió uno de estos portales desde el reino faérico. Ella, a quien se la creía perdida en los eternos bosques, no sólo logró sobrevivir, sino que llegó a comprender la magia en aquella dimensión y controlarla, hasta transformarse en la Dama Blanca.

Estos nuevos poderes le otorgaron la comprensión de que algo terrible estaba a punto de sucederle a la tierra de Calamburia. Un secreto que debía transmitirse a los héroes de ese lugar. Sin embargo ella no podía hacerlo. A estas alturas, su presencia en la tierra faérica era también muy necesaria, con objeto de protegerla de ese mismo mal que iba a poblar de sombras toda Calmburia. Así pues, seleccionó a tres de los faunos más capaces y hábiles para que viajaran al otro lado, transmitieran el mensaje y, de paso, hallarán a su familia y les dijeran que se encontraba bien al otro lado, pero que aún no podía reunirse con ellos.

Los tres faunos se prepararon a conciencia para la aventura que les esperaba… pero otros tres muy diferentes se les adelantaron: Yrret, Kirta y Lien… tal vez, la verdadera antítesis de los héroes que iban a ser enviados.

Estos “otros tres” faunos, veían con admiración a los héroes que había seleccionado Anya… y como apasionados del riesgo y los misterios, también quisieron ayudar. Eran conscientes de que la dama del bosque jamás los seleccionaría, pero no estaban dispuestos a quedarse en el mundo faérico sin hacer nada, ¡seguro que había algo que ellos pudieran hacer! De modo que, convencidos de sus grandes aptitudes -algo que, a ojos de todos, es objetivamente falso-, se colaron por el portal a Calamburia a hurtadillas, antes de que lo hicieran los faunos seleccionados por Anya.

El reino de Calamburia les pareció un lugar fascinante. Apenas repararon en que su presencia cambiaba los árboles de color y hacía llover del revés. En seguida se pusieron a recorrer la tierra tocándolo todo y descubriendo cada nueva especie animal y vegetal.

Sólo Lien, la más competente de los tres, recordó al grupo que habían venido para una misión. De inmediato descubrieron que se les habían olvidado las armas, las provisiones, las herramientas… ¡Todo! Se dispusieron a regresar a su mundo para recogerlas, pero entonces vieron que el portal se había cerrado a su espalda. ¿Qué había pasado? ¿Dónde estaban los verdaderos héroes? ¿Y los tres faunos seleccionados por Anya?

Por alguna razón, el portal se había cerrado antes de que aquellos faunos poderosos pudieran cruzarlo. ¡Sólo ellos tres habían alcanzado la tierra de Calamburia! Ahora no quedaba otra esperanza: ellos debían detener el mal y la oscuridad, y avisar a la familia de Anya… si llegaban a dar con ella.

De repente, todo el peso de la responsabilidad cayó sobre ellos, haciéndoles entrar en pánico. ¡Sólo habían cruzado para echar un cable en pequeñas tareas, no para transformarse en la última esperanza del reino faérico! Las cosas se habían puesto serias… demasiado para tres faunos con un importante déficit de atención.

Al fin, los tres lograron concienciarse y se organizaron para poner en marcha su misión. Por desgracia, de cuando en cuando detenían sus planes para darse alguna juerga, disfrutar de la naturaleza, echarse una siesta, bañarse en un río… Estaba claro que la misión iba a retrasarse.

De los tres faunos que recorren Calamburia, Lien es la más responsable. Ella todavía tiene muy presente que el bosque faérico corre el riesgo de ser invadido por el mal, y piensa con más frecuencia en la misión.

Los otros dos faunos, Yrret y Kirta, son todo lo que se esperaría de dos jóvenes criaturas faéricas: les encanta bailar, dormir, cantar, comer… y todo lo que no conlleve demasiado esfuerzo. Ambos son hermanos mellizos, pero Yrret es mayor que Kirta por unos segundos. Su madre siempre les dijo que peleaban mucho dentro de su vientre, y que la nacer, también lucharon por ver quién salía antes. Yrret, finalmente, fue quien se impuso. Dio una coz a su hermana y le dobló el cuerno. Así logró salir el primero. Ahora pretende que gracias a eso sus decisiones siempre estén por encima de las de Kirta.

¿Qué se puede esperar de estos tres faunos? ¿Lograrán cumplir su misión en Calamburia a pesar de sus distracciones? Todo parece indicar que, sin duda, van a tenerlo muy, pero que muy difícil.


LOS FAUNOS

Presentación

Son habitantes de un mundo poblado por hadas, duendes y otras raras criaturas. Se han colado en la tierra de Calamburia con la firme intención de salvarnos del mal… pero la realidad es que no son unos héroes, y más que arreglar las cosas, van provocando el caos allá por donde caminan. ¡Saludad a los Faunos!


El trio

Yrret

Le encantan los juegos, bailar y, sobre todo, cantar. Es un apasionado de la aventura, por eso fue el primero en cruzar el portal desde su mundo a la tierra de Calamburia. Ahora, por desgracia, no tiene ni idea de cómo volver. ¡Él es Yrret!

 

Kirta

Es la más joven de los faunos. Apenas se lleva unos segundos de diferencia con Yrret, su hermano mellizo. Él nació antes, y al hacerlo dobló uno de sus cuernos de una coz.  Seguiría a sus compañeros faunos hasta el fin del mundo. Al fin y al cabo, eso es justo lo que ha hecho. ¡Ella es Kirta!

 

Lien

La más responsable de todos los faunos. Todavía es consciente que ha cruzado a la tierra de Calamburia para frenar un terrible peligro, y no se ha dejado llevar por las maravillas de esta tierra, por los juegos y otras distracciones. Es una pena que le cueste tanto controlar a sus compañeros faunos. ¡Ella es Lien!