Los Primeros Seres del Aire

Entre las nubes existe una lugar llamado Caelum, habitado por la ínclita y poderosa raza de los aiseos. Su nobleza, gracia y elegancia no puede compararse con la de ningún mortal. Los aiseos (vulgarmente llamados “seres del aire” por todos los demás) viven entre sedas y porcelana, se alimentan de vapor y caminan impulsados por ráfagas de viento. Son superiores, muy superiores al resto. Al menos, eso es lo que ellos afirman.

No existe la muerte entre esta raza. Cada aiseo nace siendo un niño, pero llegada cierta etapa de crecimiento aparece el rasgo de la eternidad en él. En algunos este rasgo se produce antes; mientras que otros necesitan más años para madurar. Los aiseos se burlan de aquellos que no han alcanzado la eternidad temprana, pues significa que les ha costado perfeccionarse.

Asistir al Torneo de Calamburia es para esta raza vaporosa todo un acontecimiento. Los aiseos conocen muy bien la existencia del titan, la esencia de la divinidad y el Torneo. De hecho, suelen prepararse mediante unas oposiciones que demuestran cuál será la mejor pareja de todas. Aquellos que superan las oposiciones son elegidos para acudir a la arboleda de Catch – Unsum. En esta ocasión, los primeros en las oposiciones han sido Brisa, “la Dama Celeste” y Siroco, “el Aeromante”, dos de los aiseos más elevados, pijos, megaguays y supercalifragilísticos que hay en todo Caelum.

Brisa y Siroco son marido y mujer, aunque su matrimonio no pasa por el mejor de los momentos. Seguramente ambos hayan estado casados antes, quién sabe. Los estudiosos afirman que los aiseos contraen matrimonio y se divorcian por mero aburrimiento. Al fin y al cabo, ¿quién es capaz de soportar una pareja por toda la eternidad? No, eso sólo ocurre en los cuentos. La cruda realidad es que los enlaces terminan, y eso es lo que quizás esté a punto de sucederles a la Dama Celeste y al Aeromante. Ambos han notado que su relación flojeaba. El amor inicial se ha consumido, dando lugar a una monotonía en el que el sol ya no brilla con el mismo fulgor y las nubes hacen siempre las mismas formas.

Por eso han recibido tan bien su victoria en las oposiciones de Caelum. Creen que el Torneo de Calamburia podría reavivar la llama de su amor, sobre todo si lo ganan. Pero es que los aiseos no pueden perder. Ellos, la raza más elevadísima, limpísima y guapísima del mundo mundial siempre han ganado, porque han alcanzado la perfección en todos los sentidos posibles e imaginables. Así pues, esta vez no será menos.

Brisa y Siroco ya se preparan para descender al mundo de los mortales, a la “región bajonubes”, como ellos la llaman. Triunfarán, lo saben. Los demás no tienen ninguna oportunidad. Ellos se harán con la esencia de la divinidad, conseguirán su deseo y, de paso, recuperarán la pasión en su matrimonio. Todo ocurrirá como debe ocurrir, nada puede alterar el curso lógico de los acontecimientos.

Nada de nada… seguro… nada de nada…


LOS SERES DEL AIRE

Presentación

Viven del aire y estan en las nubes. Pero tienen las ideas muy poco nubladas. Ellos se dedican a controlar el espacio aéreo de su ciudad, CAELUM. Un fuerte aplauso para los aspirantes del Reino de los C-cielos

Lema

Ventila tu alma, que corra el aire


La Pareja

brisa

Brisa (la Dama Celeste)

Ella, una preciosidad del aire que levita constantemente con mucha serenidad pero no nos fiemos de las apariencias,

tras ese angelical rostro se esconde una afilada lengua capaz de terminar con cualquier adversario a base de ingeniosos impro-perios.

Luchará hasta el final sin perder una sóla pluma para llevar la esencia a Caelum.

Ella es… Brisa

sirocoSiroco

El, un hombre embutido en sabanas que rondará los 105.000 años de edad, y los que le quedan. Rico heredero, sabe que lo tiene todo…. aunque ha venido al torneo con el deseo de que su pareja le devuelva algo del amor que él le profesa.

No volará de vuelta hasta que no consiga quitar las borrascas que le atormentan.

Él es…Siroco,

facebook leyendaSigue a los SERES DEL AIRE de Calamburia en su página de Facebook

Los Desterrados

Fiera, implacable, vengativa… desterrada. La leyenda de Petequia se cuenta a los niños para meterles miedo, para que se coman las lentejas y se acuesten a su hora. Si no lo hacen, Petequia la montaraz irá a buscarles y se los llevará al bosque. Allí, la madre más cruel de todas les obligará a comer frutos secos y no les arropará en las noches frías. Crecerán como salvajes, como animales…

Todo el mundo ha escuchado el cuento de Petequia en su infancia, pero la historia cambia a medida que uno se hace mayor. Así, cuando el niño se convierte en hombre escucha que Petequia, en realidad, es una atractiva dama que recibe a los hombres en su cabaña y les proporciona los más altos placeres. No es de extrañar los muchachos cambien a partir de entonces su percepción sobre ella: lo que les enseñaron a temer se convierte en una tentación para sus florecientes deseos. Más de uno ha hecho la mochila la intención de adentrarse en el bosque y conocer a la sensual Petequia.

Pero la historia tiene una tercera versión, que sólo es atendida por los hombres más prudentes, pues hay quien garantiza que Petequia es, en realidad, la hermana de la reina Urraca, y que fue desterrada por ésta tras conocer sus noches de lujuria y excesos en palacio. Petequia era la heredera genuina, quien debía ocupar el trono de Calamburia; ahora vive en el bosque, esperando el momento oportuno para la venganza, mientras se ocupa de Comosu, su hijo. Quienes todavía acuden a su cabaña dicen que el crío tiene un sorprendente parecido con el Rey, aunque esta información, claro, no se incluye en cuentos ni las leyendas de ningún tipo.

Petequia ha sido condenada a no abandonar su hogar VillaOlvido en las cercanias del Bosque Perdido de la Desconexión, pero ella busca por todos los medios escapar y vengarse de su hermana. Jamás le ha perdonado que la engañara. Y así, calcula en su cabaña solitaria el momento de recuperar el trono. Practica con el arco y la daga, y ha aprendido la elaboración de potentes venenos gracias a su amistad con las zíngaras. En realidad, hace tiempo que está lista para colarse en el palacio y perpetrar un asesinato, pero le puede el miedo a morir en el intento, y que su hijo Comosu se quede sin madre.

El pobre Comosu vive feliz jugando a quedarse quieto como un árbol, atándose cordones en los dedos hasta tenerlos amoratados y galopando con su penco. De cuando en cuando, los impromagos le hacen una visita y, para entretenerse, le transforman en toda suerte de animales. Comosu es un muchacho… especial, y por ello necesita de constante atención. Su madre sabe que no puede dejarle solo. La venganza es imposible… o era imposible, hasta hace unos días

Mientras cabalgaba, Comosu se golpeó la cabeza contra un árbol. Cuando Petequia fue a socorrerle encontró en su frente una marca con forma de C. Sorprendida por este hecho consultó a las zíngaras. Éstas le dijeron que habían sido elegidos para competir por la esencia de la divinidad en el Torneo de Calamburia.

Desde ese instante, Petequia sabe que su hijo es el Elegido. Él ganará la esencia, y con el nuevo poder adquirido destronará a los reyes y se hará con el poder de Toda Calamburia. Ese es su deseo, y su nuevo medio de venganza.

El chico, sin embargo, persigue un objetivo diferente: él desea conocer a su padre. A lo largo de los años ha visto a muchos hombres visitar su cabaña, y a todos los ha terminado confundiendo con su progenitor. Sin embargo, ahora, con la oportunidad de ganar el Torneo y obtener la esencia, sabe que al fin podrá establecer una familia completa.


LOS DESTERRADOS

Presentación

Los más altos cargos del Reino la desterraron hace mucho tiempo pensando que era un peligro pero, en realidad, eran dos. Ahora, con su hijo ya crecidito y marcado con la “C” del elegido,  Petequia y Comosu están preparados para abandonar VillaOlvido y reclamar lo que les pertenece: el trono de Calamburia. Ellos son los Desterrados!

Lema

Nos pertenece TODO, por Ley Divina


La Pareja

raquelmadre

Petequia

Fue exiliada y repudiada claramente por pura envidia debido a su grácil belleza y distinguida elegancia.

Ha vivido media vida esperando este momento y está…… muy, pero que muy cabreada.

Ella es… Petequia

marcoshijo

Comosu

Pacífico, tranquilo, educado… el niño que toda madre quisiera tener, sino fuera porque es excesivamente “especial”.

Desconoce su linaje y aunque su madre le está preparando con las técnicas más agresivas de la improvisación para ser El Elegido que sólo quiere ganar para conocer a su padre.

El es… Comosu

 

facebook leyendaSigue a los DESTERRADOS de Calamburia en su página de Facebook

Los Porteros

Adonis y Quasi, así se llaman los vigilantes de la enorme Puerta del Este que separa la zona habitada de Calamburia con el inclemente desierto. Los dos vigilantes llevan allí desde que tienen uso de razón. De hecho, llevan allí tanto tiempo que nadie recuerda que otros vigilantes les precedieran. Algunos, bromeando, dicen que Adonis y Quasi llevan parados en el mismo lugar incluso antes de que hubiera una puerta que vigilar. No es cierto, claro… pero casi.

Los dos porteros nacieron en la misma aldea. Desde su tierna niñez se hicieron amigos y compañeros inseparables. Adonis muy pronto demostró ser el líder de la pareja. Tenía un carisma natural, especialmente con las chicas. Quasi, por su parte, se transformó en el primero de sus admiradores; imitaba todos sus movimientos, procuraba hablar y vestir como él… Adonis se transformó en su ídolo.

Con el tiempo, los dos jóvenes muchachos fueron contratados como vigilantes y empeñados en custodiar una puerta que se estaba construyendo al este. El objetivo de esta fortificación era detener las alimañas y las bandas de salteadores procedentes del desierto. Para desempeñar mejor su labor, se les concedió el don de la longevidad. Nunca envejecerían, siempre y cuando no se alejaran mucho de las puertas. Este requisito lo han cumplido a rajatabla desde entonces.

Los porteros nunca, bajo ningún concepto, abandonan la Puerta del Este. Viven en unas garitas al lado de los enormes portones y se turnan para dormir y comer. Pasan horas y horas de pie, con la vista fija en las dunas que se extienden en el horizonte, observando cómo cada día sale el sol y vuelve a ponerse por el mismo sitio. Llevan tantos años juntos y en completo silencio que han desarrollado un extraordinario sentido telepático, de modo que mantienen larguísimas y filosóficas conversaciones mentales, donde debaten sobre los misterios de la vida, el sentido de las grandes leyes que rigen el mundo y otros sesudos temas.

Adonis es un completo donjuán. La cuenta de mujeres a las que ha conquistado se pierde en el olvido. Ellas adoran su lenguaje exquisito, sus formas educadas y su físico escultural. Es tan bueno, de hecho, que ni siquiera hace falta que abandone su puesto para conquistarlas, porque en todo Calamburia se ha extendido la leyenda de sus fabulosas aptitudes amatorias. Son las mujeres las que dejan sus quehaceres -y hasta a sus maridos- y viajan a la solitaria Puerta del Este para comprobar de primera mano lo que dicen de sus caricias, sus besos y los placeres inconfesables que es capaz de proporcionar.

Quasi, en cambio, vive ilusionado con una sola mujer. Está perdidamente enamorado, pero nadie sabe de quién. Su compañero ha intentado sonsacárselo en la soledad de las guardias, pero ni siquiera él ha sido capaz. Quasi guarda su secreto con celo, mientras imagina románticos encuentros amorosos en los que, junto a su amada, retoza sobre las dunas y observa el cielo estrellado. Tanta fantasía edulcorada ha terminado cansando a Adonis, que ahora sólo recomienda a su compañero que se  olvide del romanticismo y que, igual que le imita en todo, también lo haga en cuestión de mujeres: le insta a que viva la vida, disfrute del amor concupiscente y se deleite con el sabor de miles de besos.

Y así, con estas diatribas, Adonis y Quasi pasan horas y horas charlando en sus pensamientos. Sin embargo, hace unos días sucedió algo en la Puerta -y que suceda algo ya es toda una novedad-. Una anciana viajera, que venía desde el sur, dejó caer un pañuelo justo antes de entrar. Los dos guardias observaron aquel trozo de tela con curiosidad, se aproximaron y lo cogieron. Tenía una C bordada en color naranja. Al momento se dieron cuenta de lo que significaba. Habían sido elegidos para asistir al Torneo de Calamburia. Pero si se marchaban, ¿quién vigilaría la Puerta? ¿Se atreverían, por primera vez en sus vidas, a abandonar su puesto? Aún discuten sobre esto, aunque ya han empezado a soñar con lo que harían si resultaran ganadores. Adonis desea tener el don de la sabiduría absoluta: mirar a los ojos a cualquier humano y conocer sus pensamientos. En cuanto a Quasi, sólo quiere parecerse más a su compañero, ¿qué otra cosa podría desear?



LOS PORTEROS

Presentación

Amigos de Nacimiento, compañeros hasta la muerte, dos hombres designados por los Reyes para salvaguardar la puerta del este de alimañas y bandidos. Ahora Han dejado sus labores de vigilantes y sus charlas telepáticas para lograr el triunfo. Ellos son: los porteros

Lema

Juntos pero no mezclados


La Pareja

Adonis “El Dotado”

Ha conocido los favores de cuantas mujeres ha deseado, su fama es legendaria entre todas las féminas del Reino de Calamburia y parte del extranjero, pero en realidad nunca las ha entendido.

El es…. Adonis “El Dotado”

 

Quasi “El Iluminado”

Siempre ha pensado que su compañero es un Ser Superior, porque todo lo que anhela lo consigue. Le imita en todo y si ganan el Torneo podrá conseguir la dotación que precisa para ser igual que él.

El es… Quasi “El Iluminado”

facebook leyendaSigue a los PORTEROS de Calamburia en su página de Facebook

Las Zíngaras

ZINGARAS

            El Bosque de la Desconexión es un lugar peligroso. Los viajeros y comerciantes que pasan por el se cubren de amuletos, pues se dice que en el aire flotan peligrosos hechizos, y que durante las noches se escucha una melodía que engatusa el corazón de los hombres. Algunos valientes tildan estas historias de superchería barata, pero la mayoría, por si acaso, compra un pequeño colgante de protección a las zíngaras que viven por la zona.

            Lo que pocos saben es que son las propias zíngaras quienes hechizan a los incautos, y que sus amuletos, en realidad, no sirven absolutamente para nada.

            Kálaba y Lánona no parecen más que dos amables vendedoras que viven al pie del bosque, en una carreta, y que subsisten echando la buena ventura y vendiendo abalorios. No obstante, bajo esta apariencia se ocultan dos místicas hechiceras tan peligrosas como atractivas. Estudian a cada viajero, y con sonrisas y buenas palabras le seducen para, finalmente, convertirle en víctima de sus sacrificios. Ellas son las causantes de las historias de terror que se cuentan sobre hombres que han aparecido en lo más profundo del bosque, desprovistos de sus ropas, su bolsa de dinero… y de su corazón. La siniestra realidad es que los órganos de estos pobres desgraciados han pasado a formar parte de oscuros rituales, con los que las zíngaras llenan el Bosque de vapores hipnóticos, al tiempo que luchan para incrementar sus poderes y quedar por encima de la magia blanca.

            Porque lo cierto es que cada vez que Kálaba y Lánona seducen recaban un alma, buscan, en realidad, que su magia esté por encima de aquélla que se practica en la Torre de Skúchalin. El Archimago y el Patriarca zíngaro mantienen una batalla arcana por el control absoluto. De momento es el primero quien tiene ventaja, pero el poder de las zíngaras aumenta con cada poción, cada conjuro y cada hombre que se rinde a sus dulces palabras.

            Unos pocos, aquellos que saben la realidad sobre sus actividades, dicen que hace mucho años las zíngaras quisieron ingresar en la escuela de magia como estudiantes, pero que fueron rechazadas por su empleo poco ortodoxo de la hechicería. De ahí procede el odio que tienen al Archimago, y su interés en derrocarle. Nadie sabe si esta historia es verdadera o falsa, pues quienes la conocen no se atreven a preguntar a sus protagonistas. Las zíngaras son vengativas, y aunque no aprobaran el examen, no hay que descuidar sus poderes. Quien lo hace suele terminar con un agujero en el pecho.

            Hace unas semanas, las zíngaras lograron ver su futuro gracias a un poderoso conjuro. Valiéndose del corazón de un guerrero que pasaba por el bosque, ambas lograron leer en las cartas que les estaba reservada una C para el Torneo de Calamburia. La noticia no ha podido ser más beneficiosa para sus planes. Ambas no han dejado de prepararse desde entonces, realizando más sacrificios que nunca y entrenando sus místicas artes. Si consiguen ganar, creen que podrán derrocar al Archimago y la magia blanca. Es la oportunidad que tanto tiempo han esperado.

            Sin embargo existe un pequeño bache en sus planes. Cada cierto tiempo las zíngaras se enamoran de una de sus víctimas, lo que las obliga a elegir entre su misión y su amor. Así pues, ¿y si resulta que terminan enamorándose de alguno de los participantes? ¿Cómo ganarán si esto ocurre? Han intentado ver en las cartas si llegará a suceder, pero los naipes permanecen mudos, de modo que no tendrán más remedio que arriesgarse.


LAS ZÍNGARAS

Presentación

De edad incalculable y maestras de la magia negra, las zíngaras embaucarán a sus presas con artes improvisatorias nunca vistas para luego usarlas en sus conjuros a su conveniencia… aunque os parezcan encantadoras, ¡no os crucéis en su camino!

Lema

¿Me regalas tu corazón?


La Pareja

Kàlabä Zíngara

Decidida a vengar a su difunto esposoy patriarca zíngaro Hernaldo.

Hará lo inimaginable para ganar el torneoy derrotar al blanquito del Archimago….

¡Con magia negra sabe mejor!

 

Dulce Lánona

Dulce y delicada cual pétalo de rosa…

tan solo una pequeña obsesión, matarte y sacarte el corazón!

Pero sin acritud, de buen rollo

facebook leyendaSigue a las ZINGARAS de Calamburia en su página de Facebook